. .

Trabajos perdidos

Carolina Sanín reflexiona sobre el oficio de ser jurado de concursos literarios.

2010/09/11

Por Carolina Sanín

Trabajar da dinero, trabajar ocupa tiempo, trabajar cansa, trabajar produce obras. Durante el mes pasado tuve un trabajo extraño que me quitó mucho tiempo, me dio poco dinero, ni siquiera me cansó, y no produjo mucho más que una alternancia vertiginosa en mis estados de ánimo. Fui miembro del jurado de un concurso literario. Leí 89 novelas inéditas. Leía cuatro al día: muchos desahogos onanistas, fantasías parricidas, coloquialismos forzados y confesiones de toxicomanía. También algunos pasajes memorables. Y alguna obra buena. A ratos me reí. Me aburrí como una piedra. Cuando todavía me faltaba leer 5.000 páginas, sentí desesperanza. Si no lloré fue porque no tenía cerca a nadie que me viera. Leí todos los manuscritos sentada en un mismo sillón, sin cambiar de posición. Estaban firmados con pseudónimo, y me distraía imaginando a sus autores. Los veía en la fotocopiadora, encargando el triplicado. En sus escritorios, afanándose. Especulaba sobre las reacciones que los otros dos miembros del jurado estarían teniendo al tiempo que yo. El tiempo perdido me alcanzó para imaginar que yo misma había escrito cada una de las novelas. El esfuerzo perdido me dio campo para desdoblarme y sospechar que, si entre las concursantes hubiera estado una novela que publiqué hace algunos años, en el papel de jurado no me habría dado el premio. Me entristecí.

Para leer este artículo completos:

Ed. 165

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.