mesa mesa

Un millón de viviendas en cuatro años

Miguel Mesa reflexiona sobre la arquitectura en las viviendas de interés social.

2011/05/24

Por Miguel Mesa

Visitar la periferia de las ciudades y observar los barrios promovidos y construidos por los gobiernos o las empresas privadas, es una experiencia pasmosa. Da lo mismo situarse en París o en una ciudad latinoamericana: estas construcciones solo son arquitecturas desventuradas. En?el renglón de la vivienda social, creo que se rajan igualmente nuestras alcaldías ejemplares junto con las inmobiliarias y constructoras privadas. Y no digo que no se hagan viviendas sociales ni que no haya voluntad para hacerlas o, aún peor, que la vivienda social sea un puro negocio que hace inviable la calidad arquitectónica. No lo digo porque es mentira: se hacen viviendas sociales y me cuesta pensar que no haya al menos parcialmente buenas intenciones, buenos inversionistas, administradores, arquitectos, etc. Con los presupuestos estipulados podría salir arquitectura interesante que posibilitara modos de vida maravillosos. El asunto es que, aunque hay esfuerzo detrás de estos conjuntos habitacionales típicos de los suburbios colombianos, no existe imaginación política.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.