. .

Autoayuda inglesa

Diana Ospina Obando reseña "El discurso del rey" de Tom Hooper.

2010/02/28

Por Diana Ospina

Es, aunque no lo diga, una película de superación personal.  Y gracias a su factura, a sus sólidas actuaciones y a su guión afortunado (y al decir “afortunado” me refiero más a efectivo que a bien logrado), logra su cometido mejor que muchas películas que han sido etiquetadas de la misma manera.  Es una película de autoayuda que funciona. Y digo que funciona, no que es un gran largometraje, porque si bien es cierto que tiene tantas cualidades, también lo es que ninguna de ellas parece justificar esa avalancha de nominaciones, a todos los premios de la temporada que le han estado cayendo encima: los diálogos son vivaces, divertidos, pero carentes de profundidad; los personajes  son sólidos e irritantes (¿a quién le puede caer del todo bien ese rey gritón, consentido y egocéntrico?), pero su complejidad es apenas esbozada; el contexto histórico parece solo servir de excusa para exaltar el honorable papel que cumplió Inglaterra durante la Segunda Guerra, pero deja de lado las inquietantes posiciones que tuvieron en su momento los protagonistas de esta historia y, por si fuera poco, consigue lo impensable: convertir a Churchill en casi un alter ego del gato de Shrek, un gordito simpaticón (probablemente que lo encarnara el mismo actor que hace de Colagusano en Harry Potter  no ayudó).

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.