. .

Caricaturas rabiosas

Pascual Gaviria reseña Adiós a los próceres de Pablo Montoya.

2011/01/25

Por Pascual Gaviria

Toda revolución trae entre sus cimbronazos las obligaciones de la impunidad para los artífices. Es lógico que los triunfadores tomen las sillas coronadas y se dediquen a la firma de los decretos y las sentencias de muerte. Se supone que más tarde, cuando el entusiasmo se convierta en retórica y los pintores oficiales estén muertos, la historia se encargará de vengar la grandilocuencia del bronce y la mentira no memorable sino memorizable de las cartillas.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.