RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El hijo de Eloísa Garzón

Miguel Silva reseña el libro de Julio Sánchez Cristo, Lucho

2010/03/15

Por Miguel Silva

La característica más importante de un buen entrevistador es su aparente inexistencia. Un entrevistador que habla demasiado, se convierte en alguien que utiliza al entrevistado como un escenario para hablar de sí mismo. A su vez, un entrevistador que no lleva la entrevista, que no la conduce, que deja que se vaya por cualquier parte, es un instrumento del entrevistado. Con los dos el lector se siente defraudado.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.