Afiche de la película Tres monos. Afiche de la película Tres monos.

El silencio insoportable

Santiago Rohenes Ordóñez reseña la película Tres monos. Una coproducción turca, francesa e italiana).

2010/03/16

Por Santiago Rohenes Ordóñez

Tres monos (109 minutos, coproducción turca, francesa e italiana), la última película del director turco Nuri Bilge Ceylan, es profundamente deprimente. No es deprimente por baja calidad de su producción, ni por mal desempeño de sus actores, ni por oportunidades perdidas, ni falta de sutileza de su argumento, como es el caso de muchas producciones más comerciales; es deprimente por que así fue concebida, planeada, calculada y filmada. Es, en pocas palabras, un buen ejemplo de lo que el cine comercial ha venido olvidando: la comunicación de ideas por medio de imágenes en movimiento no requiere épicas de tres horas y presupuestos comparables con el producto interno bruto de un país mediano; requiere ingenio narrativo y habilidad técnica.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.