. .

Médico de las almas

Consuelo Gaitán reseña el libro Sobre el Amor de Carl Gustav Jung.

2010/11/18

Por Consuelo Gaitán

Cuando se piensa en un psiquiatra se tiende a imaginar que su personalidad está bastante permeada ante el sufrimiento humano, precisamente por ser la materia de su profesión. No es el caso del célebre psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, cuya preocupación persistente a través de todos sus escritos y de los casos que trató en vida fue “ofrecer aquello que el enfermo necesita para vivir, a saber: fe, esperanza, amor y conocimiento” Conocimiento: este concepto hace la diferencia; es el gran aporte del psicoanálisis y en el que Jung no se cansa de insistir, hasta el punto de sugerir que habría que instaurar “escuelas para adultos donde al menos se enseñase a las personas los rudimentos del conocimiento de sí mismos y el de los demás”. Para Jung es básico comprenderse a uno mismo si se pretende realmente entender al otro. Pero a esto hay que añadirle su exhortación al psicoterapeuta a adoptar una actitud de compasión (sentir-con, entender el estado emocional de otro), a salirse del rígido libreto técnico-analítico y adoptar una actitud esencialmente humana: “Los presupuestos teóricos deben aplicarse con cuidado… Para mí, frente al individuo existe únicamente la comprensión individual. El punto central es que me encuentro como ser humano frente a otro ser humano”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.