Pedro Adrián Zuluaga. Pedro Adrián Zuluaga.

La partera de la historia

"La historia, basada en hechos reales, se detiene en uno de esos lugares de Dios en el que tropas, tanto de alemanes como de rusos, entraron a saco".

2016/07/28

Un apretado grupo de monjas de un convento católico en la Varsovia de finales de 1945 vive un momento de distensión: una de ellas toca el piano y algunas más se distraen en un juego de mesa. Parecen unidas en la fe y protegidas por una gracia que las trasciende; pero la escena es solo un respiro que Inocentes se permite en su recuento progresivo de la brutalidad de la guerra. La directora, Anne Fontaine (Coco antes de Chanel), elige un episodio sumergido de la copiosa historiografía sobre la Segunda Guerra Mundial: la violencia sexual que se vivió como una pesadilla silenciosa en algunos conventos europeos. La historia, basada en hechos reales, se detiene en uno de esos lugares de Dios en el que tropas, tanto de alemanes como de rusos, entraron a saco.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.