'Señorita María, la falda de la montaña', de Rubén Mendoza. 'Señorita María, la falda de la montaña', de Rubén Mendoza.

La verdad os hará libres: 'Señorita María: la falda de la montaña'

Rubén Mendoza ha dirigido un documental magnetizado por la fuerza individual de un personaje, en el que resuenan, nítidas, las múltiples violencias que nos asedian.

2017/11/22

Por Pedro Adrián Zuluaga

Las películas de Rubén Mendoza suelen tener brillantes, envolventes comienzos. En La sociedad del semáforo, después de los créditos con el audio de Agarrando pueblo, y el título sobre fondo rojo (que se repite en Señorita María), vemos un embotellamiento –¿caprichoso?– de ambulancias. Memorias del calavero parte con una conversación telefónica entre el director y su personaje (“el Cucho”), que define la tensión sobre la que estará sostenida la película. Señorita María, la falda de la montaña, su quinto largometraje, arranca con una cámara que avanza por carreteras principales y secundarias de los Andes colombianos, hasta que se encuentran con una espalda de mujer –la señorita María– que nos conduce hasta la casa-templo donde ella practica sus rituales de cuidado de sí misma, de los animales que la acompañan y de su entorno.

Para leer este artículo completos:

Ed. 160

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 160

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.