. .

Una película con dolor lumbar

Juan Carlos González reseña "Soul Kitchen" de Faith Akin.

2011/05/03

Por Juan Carlos González A.

Tanto a Zinos —el protagonista de Soul Kitchen (2009)— como a la película misma, les aqueja un dolor en la espalda. Él tiene una lumbalgia por una hernia discal, ella sufre de un dolor agudo exactamente en la columna vertebral del cine: en la narración que nos está contando. El pronóstico para ambos es reservado. Zinos requiere cirugía, Soul Kitchen pide a gritos un guión más inteligente, que no dependa del chiste burdo, de la zancadilla gruesa, del giro obvio, del cliché gastadísimo y predecible. Y ante la ausencia de una historia ingeniosa y original —y siguiendo con el símil clínico— el director y guionista alemán Fatih Akin ha optado por un manejo paliativo: hacerle una infusión de buena música, desparpajo y una atmósfera ultra cool en lo formal, de la que Guy Ritchie hubiera estado orgulloso.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.