. .

Zorzal gitano

José Alejandro Cepeda reseña "Cigala & Tango" de Diego El Cigala.

2011/05/03

Por José Alejandro Cepeda

Como si fuese una caravana gitana en busca de un buen negocio, El Cigala, el cantaor flamenco de mayor reconocimiento de la última década, se afincó junto a sus músicos y su hijo Rafaelito (también de voz precoz) en una casona del número 938 de Corrientes en Olivos, Buenos Aires, donde tras semanas de ensayos y una pequeña gira argentina preparó su asalto definitivo al tango, esta vez en el 857 de la famosa calle del mismo nombre en la que se sitúa el teatro Gran Rex. Levantada la carpa el legado es un álbum en vivo (audio y video) que lo ratifica como la voz iberoamericana de mayor proyección.

Para leer este artículo completos:

Ed. 159

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 159

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.