RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Las cicatrices: Berlín y Modiano

La caminata es de un kilómetro y medio. Al bajar en la estación de la Bernauer Straße de inmediato el visitante se encuentra parado en el punto límite entre las dos ciudades. De un lado está Berlín oriental, del otro, el lado occidental.

2014/09/23

Por Revista Arcadia

Al voltear la mirada sobre una de las paredes laterales de uno de los edificios que hoy se alzan del lado oriental, se descubre un inmenso esténcil basado en una fotografía de varios hombres subidos encima de la muralla, sonriendo, como si estuvieran viendo el amanecer por primera vez. Sostienen una cerveza en sus manos mientras otras manos, de las cuales no se adivinan sus rostros, perforan la piedra que había dividido a una ciudad de manera absurda: en la mañana del 13 de agosto de 1961, en el lado soviético de la Berlín ocupada, comenzó a alzarse un muro de ladrillos como una forma de demarcar el territorio de la amenaza fascista según los comunistas. Habían pasado dieciséis años desde la derrota alemana y la guerra fría se había instalado: las dos potencias creyeron que era el momento de dividir el mundo. Berlín nunca sería la misma desde entonces.

Para leer este artículo completos:

Ed. 159

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 159

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.