RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Un teatro de primera

Acceder a la oferta cultural de Bogotá no solo se limita a ir a un teatro o a una sala de conciertos. Hay mucho más, y este lugar lo ofrece. Un repaso por su historia, sus logros hasta el momento y lo que ofrecerá en 2018.

2017/12/12

Por Javier Hernández Cruz* Bogotá

Tranquilidad es la palabra clave a la hora de disfrutar una obra de arte, un concierto o una ópera. Pero imagínese esta situación. Son las 6:50 p.m. y usted debe llegar a un concierto para el que compró boletas hace dos meses. El concierto es en el centro de Bogotá. No se preocupe por nombrar cuál sala, teatro o auditorio, porque casi todos sufren del mismo mal: un acceso complicado. Ahora bien, usted está mejor vestido que para la primera cita con alguien importante. Es más, ese espectáculo es su primera cita con ese alguien.

Llueve torrencialmente. Si quiere, métale granizo. Fuera de eso, usted transita por un trancón en una apacible callecita de un solo carril, bien sea en carro, taxi o en bus. No ha pasado de la calle 19 y el espectáculo comienza a las 7:00 p.m.. Ahora: si quiere contemple la misma situación pensando en un escenario en el extremo norte de la ciudad, y a esta ecuación añádale la insufrible Autopista Norte.

Esta situación con tintes de tragedia la viven casi todos los habitantes de Bogotá que van a presenciar un espectáculo cultural o artístico en casi cualquier teatro de la ciudad. Digo casi cualquiera, porque desde 1981, hace 36 años, existe un escenario que no sufre de ese problema. El Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez, ubicado en la calle 26. Su proximidad a la NQS hace que su ubicación sea inmejorable.

Este escenario ha descentralizado la oferta cultural en Bogotá. Un teatro cerca de todo, pero sin el estrés de llegar tarde por los trancones del barrio La Candelaria o de la Autopista Norte. Es el sitio por el que han pasado las grandes figuras de la música, la danza, el teatro; mejor dicho, de todas las expresiones artísticas de Colombia y el mundo. Adultos, niños y gente de todas las capas de la sociedad han disfrutado de un espectáculo en el Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez.

El sitio escogido para su construcción fue la sede del supermercado Colsubsidio de la calle 26, inaugurada en 1972 por el presidente Misael Pastrana Borrero, quien tenía también una vocación de artista. La Pinacoteca y la Librería de Arte de Colsubsidio surgieron en este sitio con el interés de llevar reproducciones de obras de arte y grabaciones de las grandes obras del repertorio clásico a muy bajos precios.

El sueño de Roberto Arias Pérez de despertar la sensibilidad por la cultura se estaba logrando. Pero faltaba algo. Un teatro con todo lo necesario para llevar a escena espectáculos de altísima calidad para los afiliados a esta caja de compensación y al público no afiliado.

Pero, ¿por qué un teatro? En la década de los setenta la vida cultural bogotana, especialmente la de la llamada alta cultura, estaba concentrada en no más de tres grandes escenarios, todos en el centro de la ciudad. Y tenían algunos problemas que hasta hoy persisten. Sus precios no eran los más cómodos del mercado. Su aforo era algo limitado y llegar a los sitios se estaba convirtiendo en un reto por aspectos como calles adyacentes, carencia de parqueaderos y problemas de seguridad, que se estaban tomando esa zona de la ciudad. El centro histórico de Bogotá se percibía cada vez más como un lugar inaccesible.

El Colsubsidio de la calle 26 era un lugar ideal para asumir el reto de construir el escenario para una ciudad que se expandía hacia el occidente, el sur y el norte. El teatro se fundó con el firme propósito de llevar la cultura a todo tipo de público. El 7 de mayo de 1981 abrió sus puertas con una de las obras musicales más populares de todos los tiempos: la Novena sinfonía, de Ludwig van Beethoven. Esta obra es un símbolo de concordia entre los hombres alrededor del mundo y ha sido desde el himno de la Unión Europea hasta banda sonora de películas ligeras como Duro de matar (1988).

El teatro lleva el nombre de Roberto Arias Pérez, fundador de Colsubsidio hace 60 años. Se le dio este nombre cuando él todavía vivía, a pesar de que, como ha dicho en varias entrevistas, estaba agradecido pero no muy de acuerdo con la iniciativa de ponerle su nombre. Desde su fundación se constituyó como un espacio para la circulación de las artes escénicas de Colombia y el mundo. Por medio del encuentro entre la obra y el público, buscaba generar un proceso de desarrollo humano mediante la apreciación artística. El Roberto Arias Pérez fue el primer teatro construido por una caja de compensación, algo que poco a poco han logrado otras organizaciones.

En sus primeros ocho meses de servicio, se realizaron 65 espectáculos a los que asistieron 46.000 personas. Desde ese entonces ha sido imparable su labor. En su historia de 36 años tiene un promedio de 200 funciones por año. Recibe más de 150.000 personas de todas las edades y condiciones sociales, contribuyendo a su formación y calidad de vida.

Hay un punto al que debemos dedicarle un buen apartado: su programación. La historia de las artes escénicas en Colombia de los últimos 36 años ha pasado por el Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez. Así, directo y contundente. Los miles de artistas que han desfilado por este escenario son prueba de ello.

De lo más destacado en esta historia se pueden enumerar –a riesgo de dejar a muchos otros por fuera– artistas como las Orquestas Sinfónicas de Viena y de Moscú, el Teatro Negro de Praga, el Ballet de Cuba, los Niños Cantores de Viena, Ballet Jazz de Montreal, Camerata Música de Berlín, el Gran Ballet de Caracas, Marcel Marceau, Mercedes Sosa, Susana Rinaldi, Raphael, Julio Iglesias, Rocío Dúrcal, Alfredo Gutiérrez, Totó la Momposina, Piero, Facundo Cabral, Alberto Cortés, Joan Manuel Serrat, Gilberto Santa Rosa, Titanium, ChocQuibTown, el musical Si nos dejan, las Temporadas de Grandes Pianistas y todos los musicales de Misi. Es precisamente esta última compañía una de la que más vínculos han tenido con el teatro de la calle 26 de Bogotá; 30 años y todos sus musicales llevados a escena.

Por otro lado, la Serie Internacional de Grandes Pianistas cumple, en 2018, su versión número once, ante todo con un cuidadosísimo proceso de selección en los intérpretes que cada año concurren a esta sala.

La programación del Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez ha integrando también propuestas vanguardistas e innovadoras en su repertorio. Se ha modernizando el teatro, de manera que permita el desarrollo de propuestas escénicas distintas. En esto, 2017 fue un año muy importante con tres grandes apuestas: Ryoji Ikeda; la ópera 3 mil ríos, de Víctor Gama, y el nuevo musical de Misi, 30 años de Navidad, cuyas puestas en escena pusieron en estrecha relación la partitura, el video y el sonido, generando experiencias multisensoriales para el público.

No solo su ubicación ha hecho de este escenario uno de los más apreciados de Bogotá. Otra poderosa razón se destaca en este teatro: su planta física. Empecemos por el exterior. Es un espacio imponente donde se aprecian sus dos escaleras en forma de caracol, ubicadas en los dos extremos del vestíbulo y coronadas por lámparas de cristal, con la alfombra roja que marca el ingreso a los palcos y la platea.

Ahora, bien, en el interior del teatro el asistente tiene garantizada una vista óptima del espectáculo en cualquier localidad en que se siente. A esto añadimos la perfecta acústica. El escenario como tal es fuera de serie e ideal para la presentación de todo tipo de eventos. Las luces, la tramoya, el foso orquestal y la profundidad del escenario contribuyen a la presentación de los espectáculos más exigentes.

Sin lugar a dudas, el Teatro Colsubsidio tiene una misión muy importante y es garantizar, en primer lugar, que sus afiliados –que son más de 1.500.000– puedan ejercer sus derechos culturales y tengan acceso de manera permanente a la programación artística y cultural que se desarrolla en él. Pero obviamente no deja de lado al público en general de toda la ciudad. Por eso 2018 será otro gran año de espectáculos para todos los públicos.

Para ese año, el Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez ha conformado una programación variada y de gran calidad. Habrá cinco grandes temporadas, entre las que están la comedia teatral Hasta que la plata nos separe, de RCN; las tradicionales temporadas de Misi y un Festival de Músicas del Mundo, que llegará por primera vez a Bogotá.

El Festival Iberoamericano de Teatro, en su 16.º versión, llevará a este escenario tres obras: Pinocchio, de España; Inmaculata, de Ucrania, y Late Night, de Grecia.

Así mismo, habrá varios conciertos para público joven y familiar, entre los que están Alerta Kamarada; la cantante Bebe, de España; Herencia de Timbiquí; Grupo Bahía; María del Sol Peralta y CantaClaro y Tu Rockcito.

Además se planean grandes celebraciones para los Días de la Mujer, la Madre, el Día del Padre y el Día del Amor y la Amistad, con el fin de que en estas fechas las familias se unan en torno a la música.

No hay que dejar de lado las alianzas establecidas con las distintas representaciones diplomáticas presentes en Bogotá. Con ellas habrá espectáculos musicales y teatrales que muestran lo mejor del arte y la cultura de otros países.

También se continúa con la propuesta de formación de públicos que viene desarrollando el Teatro Colsubsidio. Una parte estará dirigida a colegios, universidades y público en general, buscando fomentar el interés, la apreciación y valoración de las manifestaciones artísticas y culturales. Es una apuesta en la que se busca ir más allá del espectáculo, formando públicos a lo largo del año en articulación con la programación.

Y es que si hay algo cierto es el hecho de que muchas manifestaciones artísticas y géneros musicales tenderán a desaparecer si no se fortalece el interés del público general en ellos. Ya la lucha no es solo por llevar a la escena los espectáculos. Ahora es porque el público asista masivamente a ellos, especialmente el público joven, y en este hecho el Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez esta a la vanguardia porque tiene los recursos, el capital humano, la continuidad y, ante todo, la experiencia de 36 años de historia.

El actual director de Colsubsidio, el doctor Luis Carlos Arango Vélez, ha puesto todo el empeño y de manera decidida ha promovido el Teatro desde su llegada a la Caja, 1989, como el principal proyecto cultural de esta organización asignándole los recursos necesarios para mantenerlo en las condiciones que hoy día tiene y dándole cada vez más la relevancia que merece como uno de los principales íconos culturales del país.

*Periodista e historiador. Radio Nacional de Colombia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.