El 'Solar Impulse 2' sobrevuela la planta Gemasolar, el 11 de julio. Crédito: Masdar. El 'Solar Impulse 2' sobrevuela la planta Gemasolar, el 11 de julio. Crédito: Masdar.

Las alas del sol

Las tecnologías de punta no solo son bellas, sino que además son necesarias si es que se va a salvar Gea, la Madre Tierra, de ser devorada por sus hijos los hombres, que sacamos de ella las energías que usamos.

2016/08/23

Por Antonio Caballero

La tecnología de punta siempre ha sido muy bella, cualquiera que haya sido el momento que se tome como la punta: hace tres mil años, cuando los griegos les pintaban un ojo en la proa a sus cóncavas naves, o ahora mismo (exactamente el día 11 de julio pasado), cuando se tomó esta foto de un avión solar suizo sobrevolando una planta de energía solar en España. Vean el avión solar: ligera libélula que, como todas las libélulas, se alimenta de los rayos del sol. Y vean la planta solar que sobrevuela como las libélulas sobrevuelan un estanque, a ras del agua. Se nota que es un amanecer de verano: apenas despiertan y empiezan a cabrillear los paneles solares de la planta, y por su parte ya el avión recibe del sol fuerzas suficientes para alzar el vuelo. Un vuelo que, en contra de lo que puede sugerir la aparente fragilidad del aparato, no es ninguna tontería. Aquí lo vemos despegar desde Sevilla, en donde aterrizó procedente de Nueva York, y va rumbo al Cairo para finalmente completar en Abu Dabi su vuelta alrededor del globo, y demostrar así las fabulosas posibilidades de la energía solar. La misma que alimenta la planta que ocupa la mayor parte de esta foto. (Y, de pasada, también todas las plantas del reino vegetal sobre la tierra).

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.