La nadadora estadounidense Katie Ledecky. Tom Pennington / AFP La nadadora estadounidense Katie Ledecky. Tom Pennington / AFP

Cansemos

"La idea de que la mujer —o la niña— existe para mirarla es el antecedente de la idea de que la mujer —o la niña— está ahí para tomarla."

2016/08/23

Por Carolina Sanín

En estos juegos olímpicos de Río, como en todos los anteriores, cuando comienzan a transmitir una competencia femenina por televisión o por radio me tensiono. Durante la transmisión, el presentador llamará a las deportistas —también a las que son mayores de 18 años— “niñas”, pues se sentirá compelido a reducir a la minoría de edad a las magníficas atletas que lo superan en habilidad, en fuerza y en dominio del deporte que él pretende conocer. Y en algún momento, y luego en otro, calificará la apariencia de las participantes; dirá si le parecen atractivas, comentará sobre el atuendo que lleven y contará —si dispone de la información— si son casadas o solteras.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.