Una crítica a 'Adiós entusiasmo', de Vladimir Durán, por Pedro Adrián Zuluaga. Una crítica a 'Adiós entusiasmo', de Vladimir Durán, por Pedro Adrián Zuluaga.

Verse desde afuera: 'Adiós entusiasmo' de Vladimir Durán

"Este filme, junto con Días extraños, de Sebastián Quebrada, y los cortometrajes de Jerónimo Atehortúa y Mauricio Sarmiento (entre otros miembros de Montañero Cine), ubica a Argentina como una periferia o lugar excéntrico donde se fecunda otro cine nacional".

2018/06/26

Por Pedro Adrián Zuluaga

En una de las múltiples, superpuestas y entrecortadas conversaciones de Adiós entusiasmo los personajes se dicen algo sobre mirarse con distancia. ¿Qué significa mirar con distancia cuando de lo que se trata, como ocurre en la ópera prima de Vladimir Durán, es de lo más cercano y en apariencia reconocible? ¿Cómo apartarse para ver, como si fuera otra, a la propia familia? En varias intervenciones Durán ha dicho que su película es, en gran parte, sobre sí mismo, sobre sentir que no se pertenece, sobre ser extraño. Y la rareza es lo que mejor define la naturaleza de este filme: forma y contenido se alinean para ofrecernos una experiencia de lo inestable, de lo que oímos sin ver, de nunca ver lo suficiente.

Para leer este artículo completos:

Ed. 155

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 155

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.