Izquierda: Delegaciones de Boyacá, Chocó y las selvas de Caquetá asistieron a la inauguración del monumento. Foto: Ariel Pardo | El Espectador. Derecha: En su estudio Rodrigo Arenas Betancourt dibuja a lápiz sobre papel mantequilla el autorretrato Memoria de El Uvital (1982 - 1984). Foto: Arenas Betancourt un realista más allá del tiempo (Villegas Editores, 1986). Izquierda: Delegaciones de Boyacá, Chocó y las selvas de Caquetá asistieron a la inauguración del monumento. Foto: Ariel Pardo | El Espectador. Derecha: En su estudio Rodrigo Arenas Betancourt dibuja a lápiz sobre papel mantequilla el autorretrato Memoria de El Uvital (1982 - 1984). Foto: Arenas Betancourt un realista más allá del tiempo (Villegas Editores, 1986).

Crónica: la historia del monumento olvidado de las Bananeras

El 8 de diciembre de 1978, cerca de diez mil personas de quince departamentos llegaron a la Plaza del Ferrocarril en Ciénaga, Magdalena, para inaugurar un monumento a los trabajadores asesinados por el gobierno de Miguel Abadía Méndez. La escultura, originalmente pensada para otro destino, hoy se blanquea por el salitre y la mierda de las aves.

2018/09/24

Por Javier Ortiz Cassiani* Bogotá

Este artículo forma parte de la edición 156 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Para leer este artículo completos:

Ed. 170

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.