El Hay Festival se realizará en Jericó, Antioquia, entre el 26 y el 27 de enero de 2019. Foto: Catalina Mesa. El Hay Festival se realizará en Jericó, Antioquia, entre el 26 y el 27 de enero de 2019. Foto: Catalina Mesa.

De Gales a Jericó

El Hay Festival tendrá un nuevo capítulo en el municipio antioqueño. Para entender el espíritu de este evento, es necesario poner la mirada en el Hay Festival de Gales, el primero realizado en el mundo.

2018/11/27

Por Juan Diego Mejía*

Este artículo hace parte de nuestro especial sobre el Hay Festival 2019. Para leer todos los contenidos haga clic aquí

Confieso que nunca he ido al Hay Festival que se realiza en Cartagena a comienzos de cada año. Las referencias que tengo del evento son producto de lecturas de prensa y, sobre todo, de narraciones de amigos que han estado como participantes en conversaciones o como espectadores. Reconozco también que me seducen más las historias de los que asisten como público y no tienen el estrés de mostrarse inteligentes frente a un auditorio que paga por verlos. Hasta hace poco no tenía los suficientes elementos para saber si los festivales que se desarrollan en otras ciudades del mundo con el sello “Hay” son parecidos al de Cartagena o si hubo algún desvío en la línea trazada por el original. Por eso la idea de ir a conocer el que hacen en Gales se me presentó como una oportunidad para explorar la posibilidad de que Medellín, en asocio con Comfama, tuviera una variante rural en Jericó, un pequeño municipio localizado en las montañas del suroeste antioqueño.

El Hay Festival nació en Gales, uno de los cuatro países que conforman el Reino Unido junto con Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte. Para nosotros, los latinoamericanos, llegar al Hay implica un largo viaje en avión hasta Londres, luego tomar un tren hasta la estación de Paddington, donde se toma otro que va a Newport y se cambia a otro hasta Hereford. El trayecto final es en bus hasta Hay-on-Wye, un pueblo reconocido globalmente por su variedad de librerías.

Yo no era el único viajero con ese destino. Varios grupos de diferentes nacionalidades europeas y asiáticas también esperaban pacientemente la llegada de los trenes en medio del frío de las estaciones inglesas. Iban con morrales a las espaldas, sandalias y pantalones a la rodilla. A pesar de que casi todos eran adultos, pensé en la expresión de Bill Clinton al referirse al evento como el “Woodstock de las ideas”. Algo del espíritu del famoso festival de rock se respiraba al lado de ellos. En los ojos se les veía la marca de la emoción por llegar a ver a los autores y sentarse frente a ellos para soñar al ritmo de las conversaciones.

Hay-on-Wye se hizo famosa cuando en 1961 un ciudadano llamado Richard Booth abrió una tienda de libros usados y luego impulsó con éxito la idea de que todo el pueblo se convirtiera en una gran librería. Él mismo se autoproclamó “Rey Ricardo Corazón de Libros”. Ahora Hay-on-Wye es considerada por la International Organisation of Book, junto con otras veinte en el mundo, una de las “ciudades de libros”. Casi todas son europeas, una de Malasia, una de Japón, una de Australia, solo dos son norteamericanas y ninguna latinoamericana.

La ciudad tiene un poco menos de 15.000 habitantes y más de treinta librerías. El lugar donde se realiza el Hay Festival desde hace 32 años es un inmenso lote que el resto del tiempo está habitado por ovejas. Allí construyen una ciudad efímera con carpas gigantescas de gran altura, protegidas de la lluvia y del viento, con piso elevado sobre la manga de las ovejas. Las dimensiones son suficientes para que los casi 50.000 visitantes diarios se sientan cómodos en las filas para las conferencias, en las tiendas, en los restaurantes.

Le puede interesar: Chimamanda Ngozi Adichie, Zadie Smith y más en el Hay Festival 2019

El director del Hay Festival, Peter Florence, es un hombre amable, y más joven de lo que puede suponer quien lea su currículum. Él organiza, da órdenes y participa en los paneles con autores. En medio de su actividad, en el vértigo de la carpa donde están los conferencistas, me contó que su sueño había sido llevar a García Márquez al Hay. Como Gabo no se animaba por el frío y la distancia, decidieron llevarle el Hay a Cartagena. Así se me empezaban a aclarar las diferencias entre el festival que conocemos en Colombia y el original de este pequeño pueblo.

El Hay es un festival de ideas. En el área en la que se reúnen los autores para descansar entre charla y charla se respira un ambiente de conversación de alto nivel. Allí estuvieron este año escritores de gran prestigio como Margaret Atwood, Richard Dawkins, Javier Cercas, Liliana Colanzi, Marcus du Sautoy, Ian McEwan, incluso Juan Gabriel Vásquez y Felipe Restrepo Pombo. En otras ocasiones han estado Héctor Abad Faciolince y Juan Esteban Constaín. Es un escenario donde se habla de ciencia, literatura, historia, astronomía, periodismo y medioambiente.

El Hay de Gales tiene su propia personalidad. La ciudad se convierte en un gran hotel que acoge en sus casas a los visitantes. Otros acampan a orillas del río Wye. También vi que muchos dormían en poblaciones vecinas y llegaban en la mañana al festival. No hay duda de que Jericó (donde el Hay se realizará entre el próximo 26 y 27 de enero) y Medellín (donde el festival tendrá lugar entre el 30 de enero y 1 de febrero) pueden hacerlo inspirados en la experiencia de este evento que marca un estilo para el encuentro con las ideas y el conocimiento. Los organizadores para Colombia, con Cristina Fuentes a la cabeza, ya avanzan en el diseño de la programación que contará con nombres foráneos como Kankyo Tannier, Lydia Cacho, Wolfram Eilenberger, Pedro Baños, Leonardo Padura, Joselo Rangel, Álvaro Enrigue, Shirin Ebadi, y con ellos Laura Restrepo, Santiago Gamboa, Jorge Franco, Héctor Abad, María Cristina Restrepo, más otros intelectuales colombianos que tendrán la misión de participar en un festival cercano y de gran calidad intelectual que mantenga la línea trazada por el Woodstock de las ideas.

* Autor de Soñamos que vendrian por el mar (2016). Responsable del área cultural en Comfama

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.