Arango en 2001. Crédito: Santiago Ochoa / Semana. Arango en 2001. Crédito: Santiago Ochoa / Semana.

Blanqueando la historia de Débora Arango

La pintora paisa, denostada por el establecimiento colombiano durante muchos años, parece conseguir un lugar en la memoria oficial, a pesar de que eso significa, incluso, que sus más revolucionarias obras sean hoy cubiertas por textos costumbristas y hasta religiosos. ¿Qué está pasando con su memoria?

2017/03/24

Por Sol Astrid Giraldo E.* Medellín

El nuevo billete de 2.000 pesos muestra a una mujer sonriente, que posa recatadamente. Retrato plácido que, sin embargo, esconde un terremoto. La señorita que hoy aparece allí tan inofensiva ha removido, una y otra vez, el orden de la oficialidad colombiana, con herejías como, precisamente, inmiscuirse en un billete donde todavía en 2016, fecha de su expedición, solo militares y hombres adustos siguen siendo usualmente admitidos.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.