Alexander Scriabin en 1905. Alexander Scriabin en 1905.

Un agujero en el tiempo

El escritor argentino Daniel Guebel parte de la historia de la música para retratar “una familia de locos que pagaron el precio de la demencia para ascender a los cielos de los genios”.

2017/08/25

Por Ángela Martin Laiton

El enigma surgió una tarde a sus 17 años mientras escuchaba el disco en el que Vladimir Horowitz interpretó las composiciones de Scriabin. En la contratapa estaban fijadas dos preguntas acuciosas de Stravinsky: ¿Quién es Scriabin? ¿Quiénes son sus antepasados? La duda malintencionada de Stravinsky fue un disparador, una llama de acción lenta que llevó al argentino Daniel Guebel a escribir 30 años más tarde El absoluto.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.