Crédito: Getty images. Crédito: Getty images.

Éxtasis prolongado: baile, disco y gais

La música de baile y el movimiento de liberación LGBTI crecieron de la mano en la década de los setenta. De unos intensos primeros años cargados de entusiasmo, cayeron en el abismo del sida en los años ochenta para, una década después, repuntar con la masificación de la electrónica. Historia de una revolución doble.

2016/10/26

Por Daniel Manjarrés* Bogotá

Para empezar, habría que decir que la música de baile, las discotecas y el movimiento gay moderno iniciaron casi 20 años antes de que Madonna lanzara Cherish. El punto de quiebre ocurrió en el bar gay Stonewall, en Greenwich Village, Nueva York, donde la policía de la ciudad hizo una redada que terminó en violentos disturbios. A partir de ese momento, la comunidad se movilizó reclamando abiertamente la despenalización de la homosexualidad, el derecho al matrimonio y a adoptar hijos. La nueva lucha del Movimiento de Liberación Gay era muy diferente a la discreta militancia que había existido hasta ese momento. Como acto afirmativo, justo un año después de la redada en Stone Wall, el 28 de junio de 1970, gais, lesbianas y travestis de Nueva York celebraron por primera vez la semana del orgullo gay con marchas y música disco en el club The Loft, del dj David Mancuso, que, por cierto, funcionaba en su apartamento y al que solo se podía entrar con invitación. 

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.