El pasado 28 de mayo, la Universidad Javeriana dio por terminado, sin justa causa, el contrato laboral de la filósofa argentina Luciana Cadahia. El pasado 28 de mayo, la Universidad Javeriana dio por terminado, sin justa causa, el contrato laboral de la filósofa argentina Luciana Cadahia.

El silencio de la Universidad Javeriana en el caso de Luciana Cadahia

A pesar de que estudiantes, ciudadanos y organizaciones nacionales e internacionales pidieron explicaciones por el despido de la profesora, la Javeriana no ha dado ninguna hasta entonces.

2019/06/27

Este artículo forma parte de la edición 164 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

El pasado 28 de mayo, la Universidad Javeriana dio por terminado, sin justa causa, el contrato laboral de la filósofa argentina Luciana Cadahia. Su intempestiva desvinculación como docente e investigadora de la Facultad de Filosofía dejó a la comunidad académica con la boca abierta. La ausencia de explicaciones por parte de las directivas desató, en los días siguientes a su retiro, una avalancha de cartas abiertas y comunicados de apoyo de sus estudiantes, colegas e intelectuales de todo el mundo (entre ellas, figuras como Judith Butler, Chantal Mouffe y Wendy Brown) que expresaban su sorpresa por la inopinada decisión y exaltaban su prolífica y rigurosa labor como profesora, académica y pensadora pública.

Le puede interesar: ¿Por qué terminaron el contrato de la profesora Luciana Cadahia en la Javeriana?

Aunque las instituciones educativas, más aún si son privadas, tienen la libertad de manejar su planta a su discreción y la problemática figura del “despido sin justa causa” es pan de cada día, el silencio institucional frente al caso ha dado paso a especulaciones graves sobre las posibles razones de su despido. Son tres las teorías que se han repetido: que se trataría de una “persecución y censura contra el pensamiento crítico” por su influencia pública como intelectual, que tendría que ver con cuestiones de género o que, como afirmó Cadahia en El Espectador, “le pasaron factura” por sus posiciones políticas.

A pesar de que estas conjeturas siguen siendo rumores, pues las instancias que tomaron la decisión no han aclarado las razones reales de su salida, esa misma reserva solo ha hecho que las preguntas sigan sedimentándose. La solución es lo mismo que hubiera evitado, en primer lugar, las especulaciones: explicaciones claras a Cadahia por parte de la universidad y transparencia con los estudiantes y académicos que siguen exigiendo conocer los motivos de su despido. Eso porque, como anotan sus propios colegas, “lo legal no siempre coincide con lo moralmente correcto”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.