Ilustración: Gabriel Henao. Ilustración: Gabriel Henao.

Reír de sí mismo

El humor puede ser visto como una amenaza para la política o como un mecanismo que, a veces sin quererlo, permite una mirada reflexiva. Pero en esta campaña los candidatos evadieron el buen humor, y con ello evadieron también la oportunidad de una verdadera autocrítica.

2018/05/21

Por Simón Ganitsky* Bogotá

Uno de los primeros comentarios sobre la relación entre el conjunto de cosas que llamamos humor (los chistes, la risa, lo cómico, la ironía) y la política aparece en la República. En el libro III, Platón dice sobre la clase de los guardianes de la ciudad ideal que “tampoco tiene que ser gente dada a la risa. Porque casi siempre que uno se entrega a un violento ataque de hilaridad, sigue a este una reacción también violenta (…). No será admitida, por tanto, ninguna obra en que aparezcan personas de calidad dominadas por la risa”. Incluso antes de expulsar a los poetas de su Estado –como lo hace en el libro X de la misma obra–, Platón se aseguró de prohibir la representación de la risa, mientras que en las Leyes estipula que “a ningún compositor de comedia, o de versos líricos o yámbicos, se le permitirá llevar a ningún ciudadano a la risa, sea mediante la palabra o mediante el gesto”. Platón consideraba que en la república ideal deberían estar proscritos los chistes por ser nocivos para el cultivo de las virtudes necesarias en la administración del Estado.

Para leer este artículo completos:

Ed. 154

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 154

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.