Alquimistas trabajan con fuego en el proceso de destilación, alrededor de 1550. Alquimistas trabajan con fuego en el proceso de destilación, alrededor de 1550.

'Las bolas de Cavendish': una impostura deliberada

En su más reciente libro, el escritor antioqueño Fernando Vallejo se va lanza en ristre contra la física y sus máximos exponentes. Aunque muchos han descartado su diatriba por caprichosa y sofista, en ella yace una interesante crítica a la autoridad. Crítica que, sin embargo, falla a la hora de elegir su blanco y al desconocer una rica tradición de escépticos que la precedieron.

2017/05/22

Por Alexis de Greiff A.* Bogotá

Lo que más sorprende es que haya suscitado tantas reacciones. Astrofísicos, divulgadores científicos, columnistas y hasta otros escritores han comentado Las bolas de Cavendish, de Fernando Vallejo (Alfaguara, 2017). Al libro y a su autor los han llamado, entre otras cosas, “una pluma obscena”, “patético”, “perverso”, “cínico”, “superficial” y “provocador”. Sospecho que Vallejo estaría de acuerdo con casi todo eso. Sus obras, particularmente los ensayos, rebosan de injurias, agravios y ofensas. En La puta de Babilonia, convierte en poesía páginas enteras donde desgaja los insultos más soeces de la lengua castellana. Pero Vallejo es mucho más que eso: puede escribir biografías exquisitamente rigurosas y novelas tan crudas como conmovedoras. Tras cada una de sus obras se respira la erudición de un investigador juicioso y la tinta de un escritor desgarrado. Sus insultos no son cínicas carcajadas de un hombre superficial. A Vallejo le duele todo.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.