"Podría trazarse una línea de tiempo de Gabriel García Márquez solo con fotos. Podría hacerse un estudio iconográfico, de corte histórico, que generalmente refleja la apariencia cambiante de las personas retratadas a lo largo de los años conforme se ennoblecen o se envilecen". "Podría trazarse una línea de tiempo de Gabriel García Márquez solo con fotos. Podría hacerse un estudio iconográfico, de corte histórico, que generalmente refleja la apariencia cambiante de las personas retratadas a lo largo de los años conforme se ennoblecen o se envilecen".

García Márquez inédito

"Podría trazarse una línea de tiempo de Gabriel García Márquez solo con fotos. Podría hacerse un estudio iconográfico, de corte histórico, que generalmente refleja la apariencia cambiante de las personas retratadas a lo largo de los años conforme se ennoblecen o se envilecen".

2019/10/29

Por Esteban Duperly*

Podría trazarse una línea de tiempo de Gabriel García Márquez solo con fotos. Podría hacerse un estudio iconográfico, de corte histórico, que generalmente refleja la apariencia cambiante de las personas retratadas a lo largo de los años conforme se ennoblecen o se envilecen. Eso también pasa a veces con sus ideas.

Retratos célebres de García Márquez hay muchos: el del ejemplar de Cien años de soledad sobre la cabeza, o las muchas fotos en que aparece vestido con el liquiliqui blanco de la ceremonia del Premio Nobel. Y hay otros raros, de cuando vivió en Europa durante el boom y se dejó crecer un afro quieto, se arregló la barba en forma de chivera y se anudaba un foulard.

Hay también un puñado de retratos injustos: los del ocaso, en que los fotógrafos lo pusieron a hacer morisquetas, por ejemplo. Y están los de su etapa de periodista: flaco de cuerpo, de cara, de manos. Ahí se ve como un hombre distinto; un reportero de bigote y cigarrillo, trajeado para la tierra fría.

De esa saga –tal vez de los tiempos de Prensa Latina– es este retrato que muestra a una suerte de Gabriel García Márquez inédito, en tanto aparece desprovisto de esos elementos icónicos y famosos que, seguro sin quererlo, terminaron creando un mito.

*Duperly es fotógrafo y periodista.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.