Suicidio 27 de enero de 2012, de Mateo Pérez. Suicidio 27 de enero de 2012, de Mateo Pérez.

Historia natural de la destrucción

El Salto del Tequendama es la costura oscura del país. Sin embargo, la Fundación Granja Ecológica Porvenir ha logrado consolidar un proyecto que enlaza su historia natural y cultural. La responsabilidad de la sociedad por su rescate, a pesar de la indiferencia del sector público, es urgente. ¿Qué se está haciendo por esta maravilla?

2016/11/22

Por Catalina Holguín Jaramillo* Bogotá

Una valla a la salida de Soacha anuncia a todo color las glorias cundinamarquesas, entre ellas el Salto del Tequendama. La foto, que ocupa un tercio del cartel, muestra una muralla de piedra lamida por un chorro miserable de agua que se apoza en un ojo de agua oscura para luego continuar su camino perezoso y espumoso por entre una cuna de piedras renegridas. Quien haya puesto esa foto quizá ya no tiene memoria de esa fuente alborotada de agua limpia: desde los años cincuenta se viene denunciando la contaminación del río Bogotá así como el impacto ambiental causado por represarlo y entubarlo para bombear luz de vuelta a la ciudad.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.