Juan Esteban Aristizábal en Buenaventura. Juan Esteban Aristizábal en Buenaventura.

Juanes, un pilo con la lente puesta en Buenaventura

Nació en Barranquilla, pero se crío en Cartagena, Tuluá y Buenaventura. Ahora vive en Bogotá. Juan Aristizábal tiene 17 años y estudia Cine y Televisión en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, a donde llegó gracias a las fortalezas académicas de EducaPazcífico, programa que le permitió entrar a Ser Pilo Paga.

2018/07/24

Por BBVA

Este contenido surge de una alianza con BBVA

Cuando Juanes decidió un día que lo que quería estudiar y aprender en la vida tenía que ver con el cine, la televisión y la fotografía, tenía apenas trece años. Sus padres hacía poco lo habían llevado a vivir a Buenaventura, y él ya trabajaba en la producción de videos promocionales para uno de sus profesores de Química. Juanes era el encargado de los temas audiovisuales en el semillero de Ciencias Naturales de la Escuela Normal Superior Juan Ladrilleros.

Juan Esteban Aristizábal Torres es hoy estudiante de segundo semestre de Cine y Televisión en la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. A esta institución llegó gracias al programa Ser Pilo Paga, y a este proyecto accedió por sus puntajes en las pruebas Saber 11 y por reunir condiciones sociales que tienen que ver con su situación en el Sisbén.

“Nací en Barranquilla, pero a los dos meses de nacido me llevaron a vivir a Cartagena, en donde me críe hasta los nueve años, cuando la familia decidió trasladarse a Montería por temas laborales de mí papá. De ahí me fui para Tuluá, en donde estuvimos seis meses, y luego fue cuando llegamos a vivir a Buenaventura”, dice.

“Yo llegué a estudiar a la Escuela Normal Superior Juan Ladrillos desde grado noveno. Entré con muchas expectativas, pues se decía que era la mejor institución de la ciudad. No fue para nada difícil la adaptación, ya que estaba acostumbrado al cambio constante de ciudad. Al pasar el tiempo, me di cuenta de que yo contaba con un buen nivel académico y pude ponerme a la altura de mis compañeros (todos muy competitivos) y de mis docentes”, asegura.

Educa-Paz-cífico

La Normal Juan Ladrilleros de Buenaventura forma parte de un grupo de veinte instituciones académicas del litoral Pacífico (que también incluyen a Tumaco y Quibdó) a las que BBVA y la Corporación Manos Visibles llevaron EducaPazcífico, un programa de fortalecimiento académico que, con la participación de docentes de la Universidad Icesi de Cali, capacita a los profesores de los grados décimo y once con el fin de llevar a sus alumnos a obtener mejores puntajes en los exámenes del Icfes.

En total hay 129 docentes involucrados en los programas de formación, de los cuales 44 pertenecen a Buenaventura, 45 a Tumaco y cuarenta a Quibdó. Las áreas en las que se les ha hecho un fortalecimiento son: desarrollo conceptual, prácticas pedagógicas y sistemas docentes.

“Cuando pasé a décimo, empezó la preparación para el Icfes y en ese momento ingresamos al el programa EducaPazcífico, que nos enfocó en nuestro primer Preicfes en la institución. Luego, en grado once, el profe Wallinton, nuestro coordinador, comenzó a apretarnos para que comenzáramos a trabajar en serio el tema, y a punta de simulacros y una ardua preparación llegó el día del examen, que presenté en la sede de mi colegio. Estaba muy tranquilo y sin nervios, llegué a la institución con ganas de comerme esa prueba”, dice y sonríe.

“El día que me puse nervioso fue la noche antes de la entrega de los resultados. No pude dormir, y a las cinco de la mañana me metí a la página. Al ver el resultado y saber que había pasado a Ser Pilo Paga del Pacífico colombiano, grité de felicidad y desperté a toda mi familia”. Así recuerda cómo, junto con otros jóvenes, logró su sueño.

Juanes ha tenido la claridad de qué estudiar desde que era casi un niño. Para él, su vocación se define desde lo artístico. “Cuando dije en mi casa que quería estudiar esta carrera porque tenía que ver con el arte, mis padres me respaldaron, dijeron que si ese era mi sueño, ellos me iban a apoyar”.

En ese periplo que ha sido su vida, Juan Esteban está hoy en Bogotá, a 2600 metros más alto que en su natal Barranquilla y a más de 600 kilómetros de Buenaventura, puerto en donde quedaron sus padres. “Me acostumbré a cambiar de ciudad desde que era niño, y llegar a Bogotá no fue difícil. Vivo cerca de la universidad, como por ahí cerca también, voy a clases y a veces me reúno con mis compañeros de colegio cuando tenemos algo de tiempo”.

“Si tienen un sueño, hay que luchar por él. Hay que practicar, tomar muchos apuntes y poner mucha atención en los simulacros para poder alcanzar unos buenos puntajes en el Icfes y llegar a una buena universidad”. Este es el mensaje de Juan Esteban para sus compañeros de colegio que este año intentarán lo que él y otros de sus compañeros lograron.

OTROS PILOS DEL PUERTO: MUJERES EN LA "NACHO"

Se trata de María del Mar Viveros, Lauren Jasury Micolta y María Cristina Caicedo, hoy estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá y egresadas de la Normal Juan Ladrilleros. Han llegado hasta allí gracias a EducaPazcífico, programa que con el apoyo de BBVA y Manos Visibles ha permitido a veinte instituciones académicas de Buenaventura, Tumaco y Quibdó fortalecer sus procesos pedagógicos en los últimos años de bachillerato y apoyar a sus estudiantes para que alcancen los puntajes necesarios para ingresar a Ser Pilo Paga y acceder a la universidad de sus sueños.

Lauren Micolta, que se alista para su segundo semestre de Derecho en la mejor universidad pública del país, no duda en afirmar que “EducaPazcífico nos dio la ventaja de practicar y lograr competencias que antes no teníamos; eso nos permitió tener muy claro en qué debíamos fortalecernos”.

A su voz se une la de Viveros, estudiante de Administración de Empresas de la misma universidad: “Como nos dicen los maestros, las oportunidades son para ser aprovechadas, y eso fue lo que nos dio EducaPazcífico: la oportunidad de poder ingresar a una buena universidad y, claro está, no podíamos dejar pasarla”.

Para Cristina Caicedo, que estudia Mecatrónica también en la “Nacho”, las cosas son claras: “La práctica y las oportunidades nos ayudaron a abrir nuestras mentes y a eso le pusimos nuestro esfuerzo, porque sin esfuerzo no se alcanza nada”.

Le puede interesar: Nación Revelada, el primer archivo de fotografía popular de Colombia

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 155

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.