La madre Laura (sentada) con las hermanas Santos Ángeles, Santo Rosario y Asunción en1920. Esta foto hace parte del archivo fotográfico de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena. La madre Laura (sentada) con las hermanas Santos Ángeles, Santo Rosario y Asunción en1920. Esta foto hace parte del archivo fotográfico de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena.

La autobiografía de la madre Laura

Esta es la historia de cómo una editora y un grupo de investigación se encontraron con aquello que fue omitido y modificado en seis ediciones de la carta incómoda que la santa colombiana le escribió a su confesor.

2017/12/12

Por Nancy López Peña* Bogotá

Desde tiempos remotos las palabras de las mujeres han sido objeto de un sistemático silenciamiento. Las razones son diversas, pero creo que el miedo está entre las principales. ¿Por qué? La mujer sabe bien cómo develar el corazón propio y el ajeno, cómo correr los velos, cómo echar sal en las heridas y mostrar lo que se pretende ocultar o ignorar. Me dirán que los hombres también. Es cierto. La diferencia radica en que históricamente son los hombres los que han estado en el poder, en el lugar de la palabra y en el de la ley.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.