Entre el público general del Teatro Adolfo Mejía se asoma el rostro de la actriz Tilda Swinton en la noche de su tributo. Cortesía FICCI. Entre el público general del Teatro Adolfo Mejía se asoma el rostro de la actriz Tilda Swinton en la noche de su tributo. Cortesía FICCI.

Las novedades del Ficci y otras minúsculas

2018/09/24

En su próxima edición, en marzo de 2019, el Festival de Cine de Cartagena (Ficci) no tendrá competencias y, por ende, no entregará premios. Así, el nuevo director artístico del festival, Felipe Aljure, quiere perfilarlo como una muestra cinematográfica. El Ficci tendrá entonces un comité de programación de once integrantes, ocho colombianos y tres internacionales, que, bajo la dirección de Juan Carvajal, decidirá qué películas se verán en diez muestras distintas. Entre sus integrantes estarán Manuel Kalmanovitz, Oswaldo Osorio, Daniela Abad, César Acevedo y Josephine Landertinger.

***

Acaban de entregar la obra de la nueva Cinemateca de Bogotá. Ahora, Idartes debe dotar el espacio de 8500 metros cuadrados (en la carrera 3 entre calles 19 y 20) para abrirlo en el primer semestre de 2019. Tendrá cuatro salas de cine, una mediateca, una biblioteca especializada, una sala de documentación y archivo, un taller de sonido, otro de imagen y aulas de edición.

***

Para sus conciertos en Bogotá y Medellín, el próximo 8 y 9 de noviembre, el pianista de jazz Herbie Hancock exigió un Fazioli, un instrumento de una prestigiosa marca italiana. El asunto les produjo un dolor de cabeza a los organizadores, pues en Colombia no hay pianos Fazioli; al menos no disponibles para alquilar.

Los organizadores le ofrecieron a Hancock el Steinway Grand Piano que Chick Corea usó cuando vino al país. Inicialmente, los agentes del jazzista dudaron de la oferta, pues este Steinway es de 1996 y en Estados Unidos el estándar para un músico de esa talla es de máximo diez años de fabricación. Sin embargo, tras revisar un sinnúmero de certificados, se logró una aprobación.

***

En la fiesta del Libro de Medellín hubo un conversatorio cuyo punto central tuvo que ver con los ríos Atrato, Cauca y Magdalena. Ahí se habló sobre la labor que viene haciendo el Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá para comprender los daños causados por los actores armados y las respectivas medidas de reparación y restauración de los cuerpos vivos de agua. ¿Llegó la hora de considerar que esos ríos también fueron víctimas de la guerra?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 170

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.