RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Del tiempo verbal en la narración de sueños

¿Estamos diciéndonos que no hay un tiempo en el sueño sino un espacio, y que en ese espacio nada pasa sino que todo sigue ocurriendo eternamente, así como lo vimos, aun cuando no estemos en ese espacio como espectadores?

2017/07/27

Por Carolina Sanín

Yo entraba en un Carulla a comprar pinturas en aerosol porque quería hacer grafiti. Afuera se quedaba esperándome mi amigo P, que había tenido la idea de que escribiéramos en las paredes de la calle y que, para animarme, me había mostrado un recorte de periódico en el que aparecía la foto de una pared pintada con una frase ingeniosa. En el supermercado vendían pintura roja, amarilla y azul, y, justo cuando yo estaba preguntándome si sí valdría la pena comprar la amarilla, pues tal vez no sería lo suficientemente visible sobre la pared blanca, oía que P me decía al oído: “La amarilla es la que es”. Entonces, de repente, recordaba que debía recoger en la oficina de correos, que también estaba dentro del supermercado, unas radiografías que el médico me había ordenado y que yo había mandado a hacer “donde Fellini”. Recogía las radiografías en una ventanilla que quedaba junto a los productos congelados. Federico Fellini me las había enviado desde Roma en un sobre marcado con su nombre y del que yo empezaba a presumir en el supermercado. Me encontraba con mi amigo L y le decía: “Vea, tengo unas fotocopias hechas por Fellini”. Él abría el sobre, pero adentro, en lugar de las radiografías que yo había pedido, y en lugar de las fotocopias que anunciaba, encontraba unas fotos viejas y mal reveladas, tomadas en una fiesta, en las que no salía Fellini sino Bernardo Bertolucci. Como yo no llevaba dinero suficiente para pagar por ellas y además por las pinturas, me veía obligada a dejar en prenda todas mis prendas. Me iba a continuación en calzones a un almuerzo.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.