Stalin, en 1917. / Vladimir Uliánov (Lenin), en febrero de 1900. / León Trotski, en 1917. Stalin, en 1917. / Vladimir Uliánov (Lenin), en febrero de 1900. / León Trotski, en 1917.

Lenin, Stalin y Trotski

Durante el último siglo, los tres primeros líderes de la Unión Soviética han sido sepultados, exhumados, apropiados y condenados por todo tipo de políticos. Desde 1917, sus figuras, al igual que el comunismo, rondan como fantasmas alrededor del mundo. ¿En qué consiste su legado?

2017/02/24

Por Hernán Darío Correa* Bogotá

Desde hace casi 170 años, cuando salió el Manifiesto comunista, su ideología política se viene tomando como un asunto de fantasmas, quizás a partir de su primera frase: “Un fantasma recorre el mundo, el fantasma del comunismo…”. Se trata de algo al mismo tiempo tan poco conocido como temido, tergiversado, rechazado o relanzado como inminente y de providencial aparición, es decir, como derivado de una sobrenaturalidad histórica que ante todo expresa una profunda religiosidad de sus enemigos, pero también de sus propios amigos a pesar de haber estado ligada a una época y a un empeño intelectual en los cuales se intentó la crítica de la religión como punto de partida de la política.

Para leer este artículo completos:

Ed. 165

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.