Lilly Ungar nació en Viena y llegó a Colombia, en los años treinta. Crédito: León Darío Peláez Lilly Ungar nació en Viena y llegó a Colombia, en los años treinta. Crédito: León Darío Peláez

“La gente luchaba para conseguir libros”

La librera Lilly Ungar recuerda un oficio de más de siete décadas al frente de la Librería Central, clave en la configuración de la clase media intelectual en el país. Del Bogotazo a los años sesenta, de la galería El Callejón a su traslado al norte, la librería sigue siendo un espacio fundamental en la memoria de la ciudad.

2016/10/26

Por Carlos Castillo Cardona* Bogotá

Lilly Ungar, con más de 90 años, está todos los días, a las 9:00 de la mañana, lista para abrir la Librería Central, que desde hace cerca de una década se encuentra en la calle 94, dos cuadras arriba de la carrera 15. Allí está todo el día, excepto al mediodía, cuando rigurosamente va a almorzar. En la tarde vuelve y continúa con su labor de dirigirla desde su escritorio, rodeada de libros y de los fieles empleados que siguen sus instrucciones. Revisa correspondencia, investiga qué libros deben tenerse y ordena los pedidos a las editoriales. Se interesa por todos los clientes que llegan, les recomienda libros, no sin enterarse antes de sus intereses y aficiones. Muchos amigos llegan a visitarla, y mantienen largas conversaciones sobre su vida y progresos. A las 7:00 de la noche está siempre ahí, para cerrar la Central. “Bueno, a las siete menos cuarto, porque una de mis empleadas vive lejos y tiene que coger el bus a tiempo”. Así ha sido y sigue siendo la vida de Lilly Ungar desde comienzos de los años treinta. Con su esposo, Hans Ungar, regentaron la librería y fundaron la galería El Callejón, que se convirtieron en un centro de visita y actividad de una generación de artistas, escritores y lectores cultos. Muerto Hans, Lilly sigue sin desmayo al frente de esa empresa. Ella es portadora de una historia y una tradición que honra la cultura colombiana.

Para leer este artículo completos:

Ed. 160

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 160

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.