Nadya Tolokno y Maria Alyokhina de Pussy Riot, detenidas por la policía rusa durante una protesta en Moscú para ingresar al edificio del juicio de Bolotnaya. 24 de febrero de 2014. Nadya Tolokno y Maria Alyokhina de Pussy Riot, detenidas por la policía rusa durante una protesta en Moscú para ingresar al edificio del juicio de Bolotnaya. 24 de febrero de 2014.

Nadya Tolokno: contra el autoritarismo

Hay quienes se incomodan porque el colectivo Pussy Riot se haya transformado en un icono cultural, o incluso en una “mercancía cultural comercializable”, pero es difícil cuestionar la valentía que demanda rebelarse a dos instituciones tan poderosas en Rusia: la Iglesia ortodoxa y Putin. ¿Qué tanto contribuye ese tipo de oposición, transgresora y poco tradicional, a debilitar el autoritarismo?

2018/01/23

Por Sandra Borda G.* Bogotá

En febrero de 2012, las integrantes de Pussy Riot decidieron irrumpir en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, la más alta e imponente del mundo ortodoxo, situada en el corazón de Moscú. Allí, interpretaron lo que ellas mismas denominaron una “plegaria punk” que titularon “Virgen María, llévate a Putin”. En ella le rogaron a la Virgen María que se tornara feminista, denunciaron la alianza entre los grandes patriarcas de la Iglesia ortodoxa y Putin, a quien no bajaron de “dictador podrido” y “santo patrón, jefe de la KGB”. La interpretación les valió dos años de cárcel a dos de las integrantes, pero también un nivel de figuración y visibilidad internacional que se mantiene hasta hoy y que las ha consolidado como iconos de la resistencia al régimen ruso.

Para leer este artículo completos:

Ed. 156

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 156

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.