Uno de los ensayos de las mujeres que tocan en Ruanda. Foto: Camila Gómez Wills. Uno de los ensayos de las mujeres que tocan en Ruanda. Foto: Camila Gómez Wills.

Crónica: tabú, tambora y represión en Ruanda

A pesar de que Ruanda es un país reconocido internacionalmente por sus avances en temas de política pública e igualdad de género, las mujeres ruandesas tienen prohibido tocar el tambor. Sin embargo, una agrupación de mujeres se opone a ello, precisamente tocando. Una historia de resistencia y de cómo a veces el discurso oficial no se refleja en la cultura imperante.

2018/07/24

Por Camila Gómez Wills*

El sonido de las tamboras dice que voy por el camino correcto. Más adelante, un letrero desvencijado en francés de un pasado no tan lejano anuncia que he llegado. Afuera, dos hombres doblados podan el pasto con machete. Entro a un auditorio oscuro, con gradas de cemento agrietado, por una puerta lateral. De las 20 mujeres que conforman el único ensamble de tamboras de Ruanda, hoy hay 12 ensayando. Visten pañuelos de colores en la cabeza y algunas llevan el kitengue, un pareo tradicional estampado, como falda. Hay varios bebés acostados entre trapos, bolsos y baquetas. Mientras tanto, las mujeres forman un semicírculo en la tarima. Cada tambora mide unos 70 centímetros de alto y pesa más de cinco kilos. Entre risas van tomando su lugar. Empiezan.

Para leer este artículo completos:

Ed. 154

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 154

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.