La periodista colombiana Sylvia Duzán. La periodista colombiana Sylvia Duzán.

La promesa cumplida

A veinte años del asesinato de la periodista Sylvia Duzán, Arcadia pasa revista a la agudeza de sus textos.

2010/10/13

Por Francisco Barrios

En los años ochenta las pandillas juveniles de “bíyis” del norte de Bogotá nos producían terror a los que no pertenecíamos a ellas ni a su mundo. Parchaban en un sitio de “maquinitas” llamado Uniplay, ubicado en la salida de atrás al parqueadero de Unicentro y por el que era mejor no asomarse. Al miedo que nos producían se sumaba la vergüenza de que para los adultos este fenómeno fuera algo intrascendente, propio del mundo de los adolescentes, porque estos tipos eran realmente peligrosos: consumían drogas, andaban armados, y sus famosos “tropeles” solían terminar con heridos. Tal vez la primera periodista que llevó esta realidad a la prensa nacional fue Sylvia Duzán, que se internó en el mundo de las pandillas y mostró en crónicas como “La decadencia de la gallada de Unicentro” que personajes legendarios como “el negro Tadeo” y Esteban no eran simplemente una versión local de John Bender, el colegial desadaptado de la película The Breakfast Club. “Sin pretender liderar una avanzadilla intelectual que profundizara en la sociedad que les había tocado vivir,” afirma Duzán, “[los bíyis] conformaban la primera logia norteña capaz de retar la calma chicha del centro comercial.” Tadeo, el que “metía el puño, jugaba mucho a las patadas, tiraba a los cojones”, apareció muerto de un disparo, y las crónicas de Duzán pasaron a convertirse en el preámbulo de testimonios de la delincuencia juvenil hoy considerados clásicos, y que aparecerían meses después del asesinato de la periodista (el libro de Alonso Salazar, la película de Víctor Gaviria Rodrigo D: No futuro y la teleserie “Cuando quiero llorar no lloro” o “Los Victorinos”, dirigida por Carlos Duplat).

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.