Jaime Quevedo, director del Centro de documentación musical de la Biblioteca Nacional de Colombia. Jaime Quevedo, director del Centro de documentación musical de la Biblioteca Nacional de Colombia.

Memoria para escuchar

Música, discursos políticos, voces literarias, tradición oral, programas radiales, transmisiones deportivas... En la tercera y última entrega sobre la situación de los archivos en el país, la pregunta es por el estado de los archivos sonoros. ¿Qué tan bien librados salen quienes deberían conservar esa memoria?

2011/07/19

Por Yeniter Poleo

Durante años Serrat no se escuchó en el Huila. En el sello de sus discos se escribía en letras grandes la frase “esto no” y en casos de suprema prevención se hacían profundas incisiones con puntilla en la superficie negra del vinilo. Fueron las obras maestras de la censura radial contra todo lo que sonara, literalmente, a izquierda. Lo descubrió el profesor de la Universidad Surcolombiana, Olmedo Polanco, en su reconstrucción de la historia de la radio en ese departamento durante el periodo del Frente Nacional (1958-1974). Polanco me cuenta que sus fuentes han sido “los viejos hacedores: periodistas, locutores, técnicos de sonido” que rememoran, pero de archivos sonoros poco. “Ha sido una labor muy dispendiosa” pues la radio, que tantos significados ha dejado en los recuerdos personales, “no tiene memoria de sí misma y en las regiones, peor”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.