El Ballet de Ginebra, Suiza, data del siglo XIX y está íntimamente relacionada con el Théâtre de Neuve, hoy en día Ballet del Gran Teatro de Ginebra. Foto: GTG/Gregory Batardon. El Ballet de Ginebra, Suiza, data del siglo XIX y está íntimamente relacionada con el Théâtre de Neuve, hoy en día Ballet del Gran Teatro de Ginebra. Foto: GTG/Gregory Batardon.

“Es un verdadero desafío que la expresión de tu cuerpo sea tan fuerte como la música de Wagner”, Philippe Cohen

Este 12 y 13 de julio, el legendario Ballet del Gran Teatro de Ginebra presenta en Bogotá la obra ‘Tristán e Isolda´, una adaptación de la ópera maestra de Richard Wagner. ARCADIA conversó con el director de la compañía.

2019/07/10

Por Paula Doria

Todo comienza cuando Tristán lleva a Isolda de Irlanda a Cornualles para que se case con su padre, el rey Mark. Ella descubre que Tristán asesinó a su prometido, Morold, así que decide vengarse: planea darle a Tristán una poción fatal y tomarla con él pues prefiere morirse antes de casarse con el rey. Pero, por accidente, beben una poción de amor y terminan locos de pasión el uno por el otro. El rey se entera de la traición de los amantes y ordena su captura. En la huida, los enamorados encuentran en la muerte una alternativa para estar juntos en la eternidad. 

Esta historia, cuyo origen se remonta al siglo XII, sigue alimentando nuevas piezas de arte. Inspiró a Richard Wagner en el siglo XIX y, ahora, inspira al Ballet del Gran Teatro de Ginebra, que presentará una versión de esta pieza en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, el 12 y 13 de julio. Sobre la obra, los bailarines y el poder de la música de Wagner, ARCADIA habló con Philippe Cohen, el director de la compañía. 

Puede leer: “Lo diferente puede parecernos desconcertante, pero está lleno de belleza” 

Cohen estudió en el Centro de Danse International de Rosella Hightower de 1971 al 1974. Continuó sus estudios con Merce Cunningham y la «School of American Ballet» en Estados Unidos. Fue director de estudios coreográficos en el Consevatorio Nacional Superior de Música y Danza de Lyon de 1990 a 2003. Ha sido distinguido por el Ministerio de Cultura Francés con la Medalla d’Officier des Arts et Lettres. El Gobierno de Vietnam también lo condecoró por su servicio al desarrollo de la de la cultura de su país.

La obra que presentarán en Bogotá está basada en Tristán e Isolda de Richard Wagner. ¿Qué tiene de especial esta adaptación?

Tristán e Isolda es una ópera muy especial, pero no recreamos toda la obra porque sería muy larga. Esta pieza solo toma una hora y media. Es un trabajo increíble de la coreógrafa Joëlle Bouvier en el que se representa el odio y el amor a través de la danza. El foco, por supuesto, es la historia de amor entre Tristán e Isolda, y los demás bailarines giran alrededor de este drama. Para mí, lo especial es que puedes sentir todo el poder de este drama en un tiempo muy corto.  

¿Por qué dramas como Tristán e Isolda se mantienen vivos después de tantos años y por qué se siguen haciendo versiones y reinterpretaciones de ellos? 

Las historias de amor son las que han conquistado al mundo. No importa el país o la época, todo el mundo trata de encontrar el amor. O, al menos, eso espero, que lo estén buscando y que ojalá lo encuentren algún día. Por eso Tristán e Isolda sigue viva, porque puede ser entendida por todo el mundo, porque todos nos hemos enamorado al menos una vez en la vida. El amor nunca será un cliché, las buenas historias de amor nunca van a cansarnos.

Recomendamos: ¿Se puede separar al artista de su obra? Nick Cave responde

Esta es una versión actualizada de Tristán e Isolda. ¿Piensa que el amor también se actualiza? Es decir, ¿con el paso del tiempo amamos de otras maneras? 

Claro, hay otras maneras de amar. Ahora escribes mensajes de texto, en vez de cartas a mano. Lo que nos ha dado el desarrollo tecnológico para el amor ha sido increíble, podemos conocer personas de lugares muy lejanos, podemos hablar con ellos en tiempo real sin importar en dónde estemos. El amor ahora también está sobre expuesto por las redes sociales, aunque también están los que no quieren ser vistos como personas que aman... En fin. Pero lo que pienso es que las verdadera herramientas del amor siguen siendo las mismas y que el amor en esencia sigue siendo lo mismo, me refiero al cuidado, a la atención, a la pasión.

La historia de amor de la pieza que van a presentar es poderosa, pero también lo es la música... 

Esta es una pieza maestra. Tiene toda la pasión del amor, las tonadas de la tragedia, la dificultad de enamorarse. Wagner es tan potente que es difícil describirlo con palabras, pero también con los gestos. El mayor reto era interpretar con los cuerpos lo que la música dice porque las palabras se quedan cortas. Y es un verdadero desafío que la expresión de tu cuerpo sea tan fuerte como la música de Wagner. De hecho, yo no estoy tan interesado en la historia de amor de los amantes como en la potencia de la música de esta pieza. Muchos dicen que esta obra que presentaremos se trata de Tristán e Isolda, pero para mí se trata de la música de Wagner.

Basada en la ópera de Richard Wagner, la coreógrafa Joëlle Bouvier construye una propuesta para el Ballet del Gran Teatro de Ginebra. Foto: Cortesía: GTG/Gregory Batardon.

Hablemos de la compañía. El Ballet del Gran Teatro de Ginebra se caracteriza por interpretar piezas clásicas y también por sorprender con muestras contemporáneas. ¿Cómo logran esta combinación?

Todo el ballet viene del estilo clásico, y el grado de dificultad es tal que si puedes hacerlo, puedes con cualquier cosa. Pero, en realidad, esta flexibilidad no se debe a eso, sino a que los bailarines ahora son más abiertos, no discriminan ningún tipo de danza y quieren explorar con su cuerpo si son capaces de hacer otros movimientos. Quieren trabajar con otros coreógrafos, ir a otros países y creo que eso ha hecho que se enriquezca la danza. Yo, de todas maneras, siempre recalco que lo clásico es importante en la danza por el grado de dificultad. Y si logras que tu mente pueda controlar esos movimientos, después podrás lograr que tu mente innove, que haga cualquier cosa.

Sugerimos: La música de cinco continentes llega al Festival de Música Sacra de Bogotá

Usted ha dirigido esta compañía desde el 2003, ha visto la evolución de los artistas, ¿qué tienen de especial, por qué se ha quedado con ellos tanto tiempo?

Hoy hay muchas compañías de danza excelentes, con artistas muy talentosos. Pero en esta compañía, que nació en el siglo XIX, las personas se aman las unas a las otras. Te dan paz. Son generosos. Te darás cuenta cuando los veas en el escenario porque no se guardan nada. Lo mejor de ellos es que, antes de ser bailarines, son buenos seres humanos. 

En esta obra hay 22 artistas de 14 nacionalidades distintas. ¿Cómo es trabajar con personas que vienen de lugares tan diferentes? 

Que 22 personas se puedan poner de acuerdo para hacer una obra de arte me parece tan poderoso... Es precisamente el poder del arte y es precisamente lo que queremos mostrar con nuestro performance: que los seres humanos pueden convivir, pueden apoyarse, y que -a pesar o gracias a las diferencias- pueden convivir. 

Ha dicho en varias entrevistas que la danza tiene de especial que puede ser entendida por cualquier persona que baile, pero ¿qué de aquellos que no bailan?

Que alguien no baile es una pena. Es decir, no tiene que ser de forma profesional, es una pena que a estas alturas alguien se lo pierda. Pero si no bailan, sí pueden entender el baile porque es el lenguaje del cuerpo y cuerpo sí tienen. Solo tienen que sentirlo. Y si en últimas no pueden entenderlo, al menos pueden ordenarle a su mente que esté abierta a contemplar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 166

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.