'Atlanta', de Donald Glover (izquierda), y 'BlacKkKlansman', de Spike Lee (derecha). 'Atlanta', de Donald Glover (izquierda), y 'BlacKkKlansman', de Spike Lee (derecha).

7 películas y series que confrontan el racismo lejos del drama

La estrategia para intentar revertir el racismo estructural del cine fue, durante mucho tiempo, la de la lástima y la inversión del drama. No obstante, lejos del patetismo desconsolador, en los últimos años han emergido narrativas que dislocan y juegan con ironía desde la entraña de esa diferencia racial.

2019/03/18

Por RevistaArcadia.com

Investigaciones recientes sobre representación afroamericana en la cultura popular, rastreadas por el sociólogo de la Mississippi State University Matthew Hughey, confirmaron el robustecimiento de una tendencia creciente: producciones cinematográficas que están subvirtiendo desde ángulos desafiantes las narrativas racistas que han caracterizado durante su historia al cine en los Estados Unidos.

La puesta en escena de la diferencia racial, de las distancias y tensiones entre blancos y negros, partía de una naturalización de jerarquías a través de tropos estructurales. En 2001, por ejemplo, el director neoyorkino Spike Lee popularizó el término “magical negro” para referirse a un personaje común en el cine de Hollywood: el del personaje negro, despojado, pobre y sin educación, que ayuda de formas bondadosas y sobrenaturales a los protagonistas blancos. Están también la “angry black woman” (la mujer negra escandalosa, exigente y desadaptada), los traficantes de drogas, los atletas negros, los amigos negros divertidos o los negros que se sacrifican en las películas de terror. Desde cintas como Birth of a Nation (1915), de D. W. Griffith, esa acentuación de la diferencia racial ha enraizado lo que Hughey denominó un “racismo cinetético” (cinethetic racism).

La estrategia para intentar revertirlo fue, durante mucho tiempo, la de la lástima y la inversión del drama. Hollywood ha encumbrado películas y series que, al revisitar los años de la segregación o la esclavitud, han cambiado el foco para procurar la redención de los personajes afroamericanos. No obstante, lejos del patetismo desconsolador, en los últimos años han emergido narrativas que dislocan y juegan con ironía desde la entraña de esa diferencia racial. Explorando en géneros no convencionales, como el humor ácido, la apropiación del género detectivesco, el terror psicológico o el western contemporáneo, varios directores han encarado el racismo estructural en el mainstream de formas más agudas. Aquí una corta lista de algunas series televisivas y películas que han abierto esa nueva ruta.

Le puede interesar: Spike Lee, la historia negra en espiral

Tales from the Hood (1995), de Rusty Cundieff

El éxito comercial de esta antología de horror afroamericano abrió una de las primeras trochas para las contranarrativas negras en géneros no convencionales. Tales from the Hood (1995), dirigida por Rusty Cundieff y producida por Spike Lee, narra seis breves relatos urbanos atravesados por traumas propios de la experiencia negra en los Estados Unidos: la brutalidad policial, el supremacismo blanco, el abuso doméstico, el racismo institucionalizado y la violencia entre pandillas. Las cápsulas, enmarcadas en la historia de tres traficantes de drogas, consiguieron darle un perturbador grosor cinematográfico a un contexto inevitablemente permeado por desigualdades y tragedias racializadas y convertir la cinta en una rareza de culto.

Atlanta (2016-hoy), de Donald Glover

Atlanta es la carcajada mordaz del black american contemporáneo. En la exploración incisiva de los márgenes de la escena hip-hop de Atlanta, la capital del estado de Georgia, la aclamada serie de Donald Glover narra los infortunios de “Earn” Marks, un negro precarizado que busca procurarse el sustento diario como manager de su primo, el emergente rapero Paper Boi. La serie denuncia con ironía y humor vivaz el lugar del afroamericano en los Estados Unidos de hoy. Glover observa agudamente las contradicciones de la inclusión del negro en las industrias creativas, y señala los efectos de una estructura cultural que sigue perpetuando su exclusión: violencias simbólicas, apropiaciones culturales camufladas de celebración, estereotipos y asimetrías civiles.

En Colombia, Netflix acaba de subir la segunda temporada a su plataforma.

Le puede interesar: La incisiva y mordaz ‘Atlanta‘, de Donald Glover

BlacKkKlansman (2018), de Spike Lee

A pesar de la inequidad y la violencia que ha enmarcado la historia negra en los Estados Unidos, el de Spike Lee no es un cine lastimero, sino un sostenido grito confrontacional y una celebración afirmativa del color, la música y la resistencia de una identidad en muchos casos banalizada y reducida al estereotipo por la cultura popular. El cine del director nacido en Atlanta, pero ícono neoyorquino, subraya los símbolos de ese cliché y ahonda en su esencia para rescatarlos de la superficie. Ese lenguaje, con visos de un paradójico humor negro, recorre cada escena de BlacKkKlansman. El guion está basado en el libro casi homónimo de Ron Stallworth, que cuenta su historia real: un policía negro, con afro setentero y atuendo de Shaft, que acaba infiltrándose en las filas del Ku Klux Klan. La película articula un diálogo entre un contexto de discriminación cíclicamente renovado y la aparición del humor, la imaginación y la astucia como formas de resistencia.

Get Out (2017), Jordan Peele

Jordan Peele descubrió en medio de la grabación de Get Out qué tipo de película quería rodar: un thriller de terror para audiencias negras que ofreciera una crítica satírica del racismo sistémico en los Estados Unidos. A través de tropos del cine de terror, Peele pone el dedo sobre la llaga de la presunta armonía racial en su país y estructura una película sobre el racismo subrepticio que permanece en las esquinas más cotidianas. En este caso, esas manifestaciones vienen en el marco de una relación de pareja interracial, en la que Chris (Daniel Kaluuya), un joven afroamericano, es invitado a pasar un fin de semana en casa de Rose (Allison Williams), su novia blanca. En la misteriosa serenidad y las sonrisas opresivas de la familia (en cuya casa rural todos los sirvientes extrañamente son negros), Get Out traduce la grieta racial que aún permanece en la sociedad norteamericana en un incómodo relato de hipnosis y horror teñido de un oscuro sentido del humor. La película le valió a Peele el premio Óscar al mejor guion original en 2018.

Insecure (2016-hoy), Issa Rae y Larry Wilmore

Issa Rae, creadora de la serie web Awkward Black Girl, es la protagonista de Insecure, un show humorístico, astuto e introspectivo que explora la experiencia de las mujeres negras en los Estados Unidos contemporáneos a través de dos amigas, Issa (Issa Rae) y Molly (Yvonne Orji), quienes a sus veinte tardíos indagan en temas como la amistad y las relaciones afectivas. En un tono cotidiano que vibra con el telón de fondo de las brechas raciales actuales, esta producción de HBO le ha valido a Rae dos nominaciones Globos de Oro y una a los Emmy. Este año fue renovada para su cuarta temporada.

Django Unchained (2012), Quentin Tarantino

Este irónico spaghetti western de Quentin Tarantino invierte desde un principio su escenario convencional: no es un cazarrecompensas blanco el que busca venganza o justicia en el Oeste, sino un exesclavo de una plantación el que persigue la emancipación en el extremo Sur estadounidense, en el marco del contexto opresivo de la segregación racial. La violencia y los divertimentos con el género que el director de Pulp Fiction pone en escena le dan una vuelta de tuerca ácida a la historia de la esclavitud y la sangrienta lucha por la libertad de los afroamericanos. La película, a pesar de sus dos premios Óscar y sus dos Globos de Oro, no estuvo exenta de controversia: el mismo Spike Lee, desde la premisa inicial de la película y siguiendo sus largas críticas a Tarantino, se rehusó a verla por considerarla irrespetuosa con sus ancestros. Sin embargo, en esa inesperada convergencia de historia, sangre y venganza, se pudo entrever otra forma de subvertir la larga tradición racista de la cinematografía de Hollywood.

Dear White People (2017-hoy), de Justin Simien

Basada en una película homónima de 2014, Dear White People aborda desde la comedia dramática las vidas de varios estudiantes de una universidad Ivy League de los Estados Unidos desde los cuales se exploran las emociones transadas por relaciones de raza en el mundo actual. El consenso de algunos críticos ha convenido en que la serie, desde su agudeza y provocación, ha logrado incorporar un fuerte comentario social desde un incisivo humor.

¿Qué otras películas y series parecidas han visto? Cuéntennos por Facebook acá o en Twitter por acá.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 165

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.