Cada equipo de producción tuvo un alto componente de nativos raizales que, a pesar de no tener mayores experiencias previas, entregó todo su compromiso y profesionalismo. Foto: Pilas Colombia Cada equipo de producción tuvo un alto componente de nativos raizales que, a pesar de no tener mayores experiencias previas, entregó todo su compromiso y profesionalismo. Foto: Pilas Colombia

“Creemos en una TV incluyente que muestre las cosas como son”, Edwin Salcedo

ARCADIA habló con el productor de ‘Don´t Give Up, The Raizal Paradise’, la serie de Teleislas que le representó al canal regional las primeras nominaciones al Premio India Catalina en su historia.

2020/03/05

Por Alejandro Pérez

¿Cómo surgió la idea de la serie? ¿De qué se trata?

En 2018, justamente en el marco del FICCI de ese año, me reuní informalmente con la gerente de Teleislas, Emiliana Bernard y ella manifestó que deseaba hacer una serie de ficción acerca de la isla, y le respondí que sería muy interesante indagar la posibilidad de hacerlo. Un par de meses después, una pequeña delegación de Pilas Colombia —Alessandro Basile, Eunice García, Andrés Salgado y yo—fuimos a la isla para hacer una investigación de campo profunda. Los hallazgos fueron fabulosos y alucinantes; la realidad siempre sobrepasa la ficción y toda esta información sirvió como insumo para construir esta maravillosa historia. 

‘Don´t Give Up, The Raizal Paradise‘, habla de las condiciones de vida en la isla, las tensiones entre el pueblo raizal y el continente, las dinámicas de corrupción, resistencia y supervivencia a las que se ven sometidos, especialmente los jóvenes; la banalidad del turismo insulso e idealizador de aquella isla como un paraíso, lejana a su realidad cotidiana. Adicionalmente, la serie usa la música como un hilo conductor y narrador alternativo a la imagen: los coros de góspel, el calypso, el socca, el shotis, entre otros, dan un ambiente cultural autóctono raizal.

Háblenos del aporte clave de los nominados: el actor principal y el equipo de Dirección musical.

Para la producción participamos en una convocatoria pública y, cuando finalmente Teleislas nos dijo que habíamos sido seleccionados para realizar la serie, nos dimos rápidamente a la tarea de estructurar el equipo de trabajo. Una vez hecho esto, nos fuimos a San Andrés para hacer sesiones de casting y búsqueda de locaciones. Elveth Smith, que interpreta el papel de Blacky, no fue inicialmente seleccionado para ese papel. Quien sí había sido seleccionado no pudo ser parte del proyecto por razones laborales, y entonces Ramsés Ramos, co-director de la serie, propuso que Elveth lo hiciera y mira qué gran papel realizó. Este joven había hecho algunos cursos de actuación en Bogotá pero nunca había tenido la oportunidad de mostrar su talento como actor, y es evidente que con la debida dirección, esas habilidades innatas llegaron más allá de lo imaginado. 

Elveth Smith interpreta el papel de Blacky. Su trabajo le mereció una nominación a los premios India Catalina. Foto: Pilas Colombia.

En cuanto a la dirección musical debo admitir que fue casi lo último que concretamos, pues yo ya había trabajado con José Carlos, Oliver y Orlando en ‘La Niña Emilia‘ y sabía que son unos magos musicales con mucho talento artístico, con un componente adicional: Oliver es descendiente de isleños y conoce muy bien los aires musicales de allá. Adicionalmente, me dí a la tarea de involucrar grupos y músicos locales como a Daner Dan-Dan y su grupo Caribbean New Style, así mismo como al mejor grupo de góspel del archipiélago, The Queen´s Quartet, lideradas por Tiffany Myles quien interpretó el personaje de Ethel, la hija del Pastor. Los aportes de cada uno de los actores, actrices, músicos, miembros del equipo y Teleislas, fueron invaluables. Estas nominaciones son gracias al esfuerzo y trabajo conjunto.

Aparte de esas nominaciones y de lo que recién nos cuenta, qué destaca usted de esta producción en lo artístico y técnico.

Desde lo artístico, tener actores experimentados como a Álvaro Bayona, Salvo Basile, Diana Ángel y Fabián Mendoza intercambiando experiencias con los actores locales fue algo extraordinario.

El equipo de dirección de fotografía y luces liderado por Rubén Fernández hizo un trabajo maravilloso, usando técnicas experimentales de fotografía nocturna; y, por otro lado, el equipo de sonido directo, liderado por Pablo Martínez, fue muy profesional. Ahora bien, cada equipo tuvo un alto componente de nativos raizales que, a pesar de no tener mayores experiencias previas, entregó todo su compromiso y profesionalismo. 

La experiencia de ver a actores de vasta experiencia como Álvaro Bayona compartir. Foto: Pilas Colombia 

La serie es producida por un equipo (Pilas Colombia) que ya había dejado huella en 2018 con ‘La Niña Emilia‘, ¿qué separa a este equipo de otros con los que haya trabajado o conozca? 

Creo que hay varias características que diferencian a este equipo de muchos otros, trataré de enumerar algunas: es un grupo interdisciplinario, 100 por ciento caribeños, que no sólo tiene experiencia en TV o medios audiovisuales: nuestros recorridos en movimientos sociales, cooperación internacional, la academia, la psicología, etc., hacen que cualquier cosa que hagamos tenga una mirada alternativa. 

Otro aspecto fundamental es el rigor que caracteriza a cada uno, muy rara vez ve uno el nivel de compromiso y apropiación de los proyectos como lo he podido notar en todo nuestro grupo; el deseo por contar historias de forma y fondo distinto. Creemos en una TV incluyente que muestre las cosas como son y no como se cree que son, es hacer televisión honesta que muestra a la periferia, a las regiones y sus gentes de una forma desvelada: gente negra que habla ‘golpia´o’ o en sus lenguas nativas, creole o lengua palenquera de ser el caso. En fin, no creemos ser los únicos, pero sí somos capaces de contar historias propias de alto impacto y calidad. 

Para usted, como productor, ¿cuáles fueron los retos más grandes? 

El gran reto es siempre (o casi siempre) el choque entre dos factores que se afectan mutuamente: el tiempo y el presupuesto. Las dos producciones que hemos hecho hasta ahora han sido realizadas con dineros públicos, es decir, la ANTV y MinTic, y dichos recursos deben siempre ejecutarse dentro de la vigencia del mismo año, lo que no deja el tiempo suficiente para hacer las cosas de manera más rigurosa. Evidentemente, el tiempo también afecta el presupuesto y por tal motivo también debemos correr con todo.

Desafortunadamente los entes centrales que proveen los recursos para las producciones a través de los canales regionales, proyectan los presupuestos de acuerdo a estándares de producción de Bogotá, lo cual no es ideal. En el caso de la producción de ‘Don´t Give Up’, nos costó un 72 por ciento más de lo que hubiese costado en el continente y todos esos costos deben ser asumidos por la productora y su equipo de trabajo. Si los presupuestos fueran diferenciales y los tiempos de ejecución más amplios, podrían dar espacio para que se dieran oportunidades de co-producción con recursos públicos o privados a nivel nacional o internacional.

Pilas Colombia apostó por televisión genuina, y acertó. Foto: Pilas Colombia. 

El final de la década pasada y este año ve a la TV regional tomar vuelo en sus producciones, ¿qué tanto se ha logrado y qué tanto falta? 

Creo firmemente que la apuesta que hicimos en su momento con ‘La Niña Emilia’ fue extraordinaria y acertada. Esta serie abrió las posibilidades para que las regiones y la periferia colombiana encontraran alternativas de relatos fuera de Bogotá y de cómo desde allí se registra al resto del país. Hoy en día es evidente que Teleantioquia, TelePacífico, TRO, Telecafé y por supuesto Telecaribe y Teleislas estén creando contenidos con talentos locales, que además ayudan a reforzar y construir la identidad nacional.

Hoy, dos años después, la competencia en los premios India Catalina es más dura, y eso es bueno. Ahora, lo que hace falta es que desde el Estado -Viceministerio de la Economía Naranja y/o MinTic- se creen fondos más robustos y diferenciados para la realización de producciones de ficción original en los canales regionales, que puedan ser gastados más allá del año fiscal en que fueron otorgados, para que los canales, en conjunto con los productores locales puedan salir a buscar recursos de co-producción internacional. Mi sueño es poder realizar producciones locales/regionales que puedan verse más allá de la frontera de donde fueron creados, tenemos todo para hacerlo, pero solos desde las regiones es mucho más difícil.

¿Algún proyecto futuro que ya tengan en mente? 

Uno de nuestros objetivos claros es hacer contenidos que sirvan para exaltar las contribuciones que ha hecho la comunidad negra, afrocolombiana, palenquera y raizal en la construcción de nuestra sociedad; construir una narrativa más incluyente y dignificante, no solo para esta comunidad sino, para otros grupos que han sido marginalizados o estereotipados en los contenidos audiovisuales, como son las mujeres, discapacitados, grupos LGBTIQ, etc. Precisamente esas son las historias que tienen los elementos dramáticos necesarios para construir buenas series, películas o documentales y el Caribe colombiano está lleno de toda esa magia. En ese orden de ideas, no tenemos un proyecto futuro, tenemos un sinnúmero de ellos: Rocky ‘La Fiera‘ Valdez; Benkos ‘El Rey del Arcabuco‘; La Fantástica; La Familia de Hierro; Akoni ‘El Mago‘; ‘La Historia de un Regreso‘, entre otras.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.