‘Pico de Neblina’, protagonizada por Luis Navarro, sigue a un 'dealer' que quiere saltar a la legalidad y se choca contra los vericuetos que esta acarrea. Foto: HBO ‘Pico de Neblina’, protagonizada por Luis Navarro, sigue a un 'dealer' que quiere saltar a la legalidad y se choca contra los vericuetos que esta acarrea. Foto: HBO

La marihuana es legal en Brasil… en televisión

ARCADIA conversó con Roberto Ríos, VP de Producciones Originales de HBO Latam, sobre ‘Pico de Neblina’, una serie brasileña que muestra cómo la legalidad de la marihuana solo desnuda lo turbio que es el mundo legal.

2019/08/27

En Latinoamérica la guerra contra las drogas azota fuerte, social y humanamente, razón por la cual, en los últimos años, la legalización de la marihuana ha sido uno de los temas más controversiales y discutidos. En 2017, Uruguay, con sus tres millones de habitantes, se convirtió en el primer país del mundo que legalizó la marihuana en todo su territorio. Pero, ¿qué pasaría si Brasil, con sus casi 210 millones de habitantes, tomara este paso?

Esta es la trama de ‘Pico de Neblina’, producción brasileña dirigida por Quico Meirelles, hijo del célebre Fernando Meirelles, quien también participa bajo la coordinación de su hijo.  Desde la ficción, y situada en Sao Paulo, la serie plantea el escenario de la legalización de la marihuana y sus muchos retos.

‘Pico de Neblina’, protagonizada por Biriba (Luis Navarro) un joven narcotraficante y Vini (Daniel Furlan), un socio inversor con poca experiencia. Cortesía: HBO

Al respecto, ARCADIA habló con el vicepresidente corporativo de Producciones Originales de HBO Latin America, Roberto Ríos, quien contó detalles sobre cómo llegó la propuesta de este proyecto, la nueva narrativa con la que quisieron contar esta historia, y el foco desde el que se toca la legalización de la marihuana en esta producción. Uno en el que se exploran los límites mismos de la legalidad.

A veces Brasil parece Suramérica, otras veces parece un continente aparte. ¿Cómo se gestó este proyecto y cómo, desde Brasil, le habla esta serie a un público latinoamericano?

El hecho de que sean una serie genuina, que sea auténtica, la transforma en algo más universal. Pico de neblina nos llegó a través de Quico Meirelles, un joven talento con ideas bastante claras. Su papá es Fernando Meirelles, director de gran prestigio en Brasil con Ciudad de Dios, y pero se vale solo y tiene unas valiosas ganas de renovar, de contar historias poco conocidas. Nos trajo una propuesta bastante argumentada del guionista y creador, Chico Matoso, de esta historia que se basa en un mundo alternativo pero contemporáneo de un Brasil donde la marihuana se ha legalizado. 

La serie se pregunta que pasaría si un personaje se decide por la legalidad. Ese es Biriba, un chico afro brasileño de 24 años que ha vivido toda su vida en la clase media-baja, vendiendo marihuana ilegalmente, casi de forma dinástica porque, años atrás, su papá era un jefe bastante duro del tráfico que murió violentamente. Biriba no sigue el camino de su mejor amigo Salim, que sigue trabajando en la ilegalidad vendiendo marihuana y cocaína, el camino que su madre también quiere que siga. Cambia todo cuando un antiguo cliente suyo, un chico de clase media alta, rico incluso, le propone armar un negocio legal alrededor de las tiendas de la marihuana en este mundo de la marihuana legalizada. La trama y el personaje se mueven entre dos mundos. 

Sobre Brasil, Es un comentario bastante interesante. Yo soy brasileño, hijo de españoles, vivo en Miami hace muchos años, trabajo con venezolanos, mexicanos, colombianos, cubanos. Y creo que es verdad, Brasil es una cultura particular, tiene este carácter continental y una relación bastante interesante con Latinoamérica. Pero el ADN de nuestras historias es el de atravesar fronteras y cruzar mundos. Lo prueban casos como Epitafios, Argentina, un exitazo en el mundo entero; nuestra primera producción de hace casi 18 años, Capadocia en México, y otras series como Mandrake.

La tensión entre esa vieja guardia del narcotráfico puro y duro, ilegal y este personaje central que sí quiere dejar atrás ese pasado es central, pero no es la única…

Lo más interesante es que va a entender que el mundo que él pensaba mucho más natural, no lo es. Va a empezar a entender que en los negocios legales hay caminos estrepitosos, como pagar coimas. Es interesante cómo, para su socio de clase alta en ese mundo, es muy natural pagar una coima a un fiscal. 

‘Pico de Neblina‘ tiene diez capítulos de una hora cada uno. Foto: HBO

Llegar a que ‘la legalidad‘, después de todo, no resulta tampoco tan legal… 

En ningún país en Latinoamérica, exceptuando Uruguay, la marihuana es legal, entonces para todos los países generará una intriga. ¿Qué pasaría en México, Colombia, Chile o Argentina? El personaje de Biriba es muy entrañable, lo interpreta un actor extraordinario, Luis Navarro, un chico con un talento muy natural y genuino. Es un personaje muy importante y universal que quiere cambiar su vida para mejor y enfrenta dificultades bastante grandes.... vive cosas que yo estoy seguro que se remiten a todos los países del mundo.

Al factor de aspiración social, de querer una vida mejor, también se suma un escenario político de legalización de la marihuana, que hoy sería impensable con los gobiernos de ultraderecha, pero hace unos años no eran tan así. ¿Cambió mucho el guion con el giro político en el continente?

R: Este proyecto tiene casi tres años, pero mira que, en la serie, hay muchos detractores al hecho de que se haya legalizado. El padre del socio de Biriba se opone a lo que hace este chico. Cuando arranca la serie, estamos en la aprobación de la ley, pero esa ley no se aprobó de una forma fácil, tuvo mucha resistencia y oposición. En el primer episodio en donde es la votación final y hay intereses detrás de la legalización de la marihuana. Pero lo que es más importante, desde nuestro análisis, es compartir la histori aspiracional de un personaje. Eso mueve, eso está presente en las chicas de El Negocio, en Sr. Ávila, en Capadocia y hasta en nuestra serie Mil Colmillos… 

Se asocia el apellido Meirelles inmediatamente con Ciudad de Dios y Fernando, y ahora tenemos a Quico Meirelles, con una historia en Sao Paulo… aunque es una historia de drogas se da en otro contexto: ¿qué traen los Meirelles a este proyecto? 

R: Quico, obviamente hijo de su papá, fue una revelación para nosotros y eso lo anticipamos antes de conocerlo. Nos dijo que no quería una serie convencional, con tomas cruzadas y con planos generales; por eso la cámara es fluida, con movimiento y te lleva a participar en el contexto. No es una edición muy limpia, en el sentido en que a veces pareciera filmada con un celular. Y nos gustó mucho que los actores tienen una vibra conectada con ese universo y diálogos que te dan la forma. 

Lo más divertido fue que Fernando vino a dirigir un par de episodios, es decir, a trabajar bajo la batuta de su hijo. Fue muy refrescante porque él comanda películas de alto presupuesto, con actores muy importantes, pero no tuvo problema en trabajar para su hijo. Ahora, el gran mérito es de Quico porque se ha consolidado como un talento que hay que acompañar y es muy interesante lo que está haciendo. Cuando empezamos ver los nuevos materiales, vimos que era lo que queríamos, algo extraordinario.

Usted ha tenido que enfrentar muchos retos de producción en su carrera, ¿qué reto le representó ‘Pico de Neblina’? 

Creo que obviamente acumulamos experiencia y es parte de entender el trabajo profesional. Nos encanta impulsar la narrativa no solo de episodio en episodio, sino de narrativa en narrativa, de serie a serie. En este caso, el tema fue encontrar un lenguaje nuevo y revolucionar la manera de contar la historia. Particularmente, me gustó encontrar el talento, porque elegimos un reparto menos convencional. No solo interactuamos con directores de casting y agentes, también con cualquier persona que nos pudiera presentar nuevos talentos.

Por ejemplo, con Luis Navarro pasó que un amigo lo trajo... y él hizo el casting para Biriba casi improvisando. Lo llamamos de nuevo, lo hizo una vez más y lo contratamos. Cada serie nos trae nuevos retos y eso es lo que nos fascina de este trabajo. Somos espectadores también y queremos aprovechar la serie como si fuéramos un espectador más. Es una ventaja para nosotros estar cerca de los actores, estar en la producción y poder participar del proceso de una manera íntima y bastante delicada. 

Hablaba de cómo HBO se la juega por historias que cruzan fronteras ¿Más allá de tener una gran historia, le miden el pulso al público o realmente parten de la historia y confían en que ese sea el secreto?

Es muy importante es que el público se pronuncie las redes sociales, ellos son la audiencia, por eso su función es de una participación más indirecta que se manifiesta a posteriori. Cuando uno ve algo bueno no siempre resulta ser una sorpresa, pero en algunos casos lo es. Por ejemplo con Chernobyl pasó que sí fue una sorpresa, pero esto implica cosas fundamentales como que el artista debe saber contar la historia. 

Siempre utilizo de ejemplo las Mil y una noches, porque Sherezade contó noche tras noche una historia para mantenerse viva. Eso mismo hacemos nosotros y nos toca siempre divertir y convencer al público para que no nos abandonen. Nosotros no solamente encontramos buenas historias, sino que tenemos buenos contadores de historias. 

¿Después de Game Of Thrones y Chernobyl, serie y miniserie muy exitosas, desde el ala Latinoamericana siente alguna presión? ¿Cómo se da esa relación entre HBO casa matriz y HBO Latinoamérica? ¿Lo siente como una presión o como una inspiración? 

Creo que las dos cosas. Trabajo hace 25 años en HBO y tengo dentro de mí el espíritu de esto. La primera mina de oro fue The Sopranos, luego vinieron otras cosas. Se llega a este punto por la manera en la que hemos trabajado al lado de los creadores. 

Por otro lado, hemos creado las producciones originales en Latinoamérica y antes no se hablaba de eso, nosotros pusimos esa palabra en la boca del público y de los propios productores. Es importante que conozcan que sí nos sentimos parte de este proceso latinoamericano y es parte del legado, de la herencia y del camino que apunta hacia el futuro.   

*Puede ver Pico de Neblina en HBO y en su aplicación HBOGO.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 166

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.